Una fuerte desaceleración en el crecimiento del empleo en Estados Unidos pone en duda los planes de aquel país para comenzar a reducir su estímulo monetario de la era pandémica, dijeron economistas consultados por el medio estadounidense Financial Times, ya que la propagación de la variante del coronavirus Delta enturbia las perspectivas económicas.

El viernes, el Departamento del Trabajo reportó la creación de 235,000 puestos de trabajo en agosto, la menor desde enero.

El banco central de Estados Unidos alistaba una reducción este año de su programa de compra de activos de 120,000 millones de dólares al mes.

Pero el débil informe de nóminas de agosto podría cambiar ese cronograma y reforzó el argumento para que la Reserva Federal proceda con más cautela a medida que traza su retirada de los mercados financieros.

En los primeros ocho meses del 2021, el mercado creó, en promedio, 589,000 empleos por mes, a un total de 4.7 millones de empleos en el acumulado del 2021. Sin embargo, el mercado laboral continúa sin lograr una recuperación completa, con 5.3 millones por debajo del nivel de febrero del 2020, previo a la pandemia, apuntaron analistas de Grupo Financiero Base.

“Teníamos la sensación de que íbamos en la dirección correcta en el frente del mercado laboral (pero) esta desaceleración del ritmo de creación de empleo y el hecho de que la variante Delta sigue siendo un riesgo a la baja, probablemente favorezca un enfoque paciente”, dijo Lydia Boussour, economista senior de Oxford Economics, al Financial Times.

“La pregunta clave en el futuro es si se trata de un dato único o si vamos a seguir viendo una desaceleración”, dijo Joseph Song, economista senior estadounidense de Bank of America.

Si bien la tasa de desempleo disminuyó a 5.2% en agosto desde 5.4% de julio, la variante Delta del virus SARS CoV-2 dio un gran golpe a varios sectores importantes que finalmente habían comenzado a recuperarse junto con una campaña de vacunación a nivel nacional.

“La recuperación en el mercado laboral seguirá dependiendo principalmente de la evolución de la pandemia”, dijeron analistas de Base en un reporte.

El fin de ayudas a desempleados

El año pasado, Estados Unidos expandió masivamente su auxilio de desempleo cuando la Covid estalló. Sin embargo, en los próximos días esas ayudas monetarias terminarán, forzando a millones de estadounidenses desempleados, algunos de los cuales no han trabajado durante toda la pandemia, a tomar decisiones difíciles sobre cómo arreglárselas en una economía ahora amenazada por la variante Delta.

“No tengo idea de cómo sobreviviremos sólo con los ingresos de mi hija", dijo a AFP Deborah Lee, una desempleada en Arizona que se está recuperando de un brote de coronavirus que ha afectado a su hija y a dos de sus tres nietas.

A los programas de ayudad del gobierno, que incrementaron los pagos semanales y auxiliaron a los desempleados y trabajadores independientes, se les atribuyó que Estados Unidos no cayera en una peor crisis económica el año pasado.

Pero en meses recientes han levantado controversia pues algunos estados los han cancelado prematuramente y afirman que animaron a la gente a no regresar al mercado laboral.

A partir del 6 de septiembre los auxilios terminarán en todo el país, y aunque los economistas no esperan que afecte significativamente la recuperación estadounidense tras la debacle de 2020, el cambio aumentará la presión sobre los desempleados.

Biden apuesta a sus planes de inversión

El mercado laboral en Estados Unidos se estancó en agosto por el avance de la variante Delta, un resultado que refuerza los argumentos del presidente Joe Biden para impulsar sus millonarios planes de inversión.

“Tenemos mucho trabajo por hacer”, dijo Biden, y anunció que esta semana presentará “los próximos pasos para combatir la variante Delta".

El Departamento de Trabajo señaló que en agosto, “se produjeron avances notables en el empleo en los servicios profesionales y comerciales, transporte y almacenamiento, educación privada, manufactura y otros servicios”.