La economía de Estados Unidos se está recuperando "muy bien" y tratar de exprimirla al permitir un poco de inflación extra sería desastroso, dijo Paul Volcker, ex presidente de la Reserva Federal conocido por frenar exitosamente la inflación de dos dígitos.

"Creo que es una suerte de escenario de juicio final", dijo Volcker a una cumbre económica cuando se le preguntó si la Fed debería fomentar una mayor inflación para estimular un crecimiento más rápido.

Una inflación más alta sería contraproducente al causar que las tasas de interés suban. "No se obtendrá ningún estímulo y se hará mucho más difícil restaurar la estabilidad de los precios", dijo Volcker en la conferencia de la Atlantic magazine.

Algunos economistas han especulado en que la Reserva Federal podría permitir que la inflación exceda la meta del banco central del 2%, en un intento para rebajar la tasa de desempleo, aún porfiadamente alta del 8.3 por ciento.

Volcker no quiso comentar directamente sobre la actual política de la Fed, pero dijo que un "tsunami de deuda" que afectó al sistema financiero en el 2008 hizo mucho daño, y no hay soluciones mágicas para limpiar el daño rápidamente.

"Tenemos una economía que necesita apoyo. Estamos haciendo eso con política fiscal extrema. Estamos haciendo eso con política monetaria extrema", dijo Volcker.

Una vez que la economía esté en mejor pie, expresó confianza en que la Fed no tendrá dificultades en reducir su hoja de balance sin causar trastornos.

Más difícil será para la Fed el decidir cuando es el tiempo exacto para comenzar a endurecer su política y elevar las tasas de interés, algo que no es un problema nuevo para las autoridades monetarias. "Es probable que no sean muy bien recibidos en el ambiente político. Pero eso es algo que los bancos centrales tienen que hacer", dijo Volcker.

Si bien no existen arreglos rápidos para una economía severamente dañada, el ex presidente de la Fed dijo que se habían logrado progresos.

"A fin de cuentas, creo que estamos haciéndolo muy bien", dijo Volcker. "El desempleo está bajando, pero no podemos pedir más de lo que la economía puede producir en el corto plazo, porque no hemos eliminado la amenaza de la vivienda y la enorme deuda sigue ahí", añadió.

El mayor desafío que ahora enfrentan los políticos y autoridades es regresar a Estados Unidos hacia una trayectoria fiscal sostenible, acotó Volcker.