El gobierno de México podría impulsar la productividad y el crecimiento de la economía, que se mantiene bajo, con una nueva estrategia que incluya mayores esfuerzos para mejorar el respeto del principio de legalidad y la competencia, advirtieron expertos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Especialistas de este grupo de cooperación internacional, donde 37 países intercambian experiencias en políticas públicas, advirtieron que “la incertidumbre política seguirá conteniendo la inversión privada”.

Al interior del panorama económico OCDE 2019, en el capítulo para México, destacaron que “una menor incertidumbre política, un mayor respeto del principio de legalidad y mejoras en materia de competencia, así como una reducción de la violencia, serían favorables para el entorno empresarial”. Y sin duda, contribuirían a un aumento del bienestar.

Los expertos de la OCDE sostuvieron que el deterioro en la confianza de inversionistas privados, podría exacerbarse ante un menor flujo de inversiones dirigidas desde el sector público.

“Es probable que la inversión pública planeada en el sector energético sea incompatible con la estabilidad de la proporción de deuda sobre el PIB, en un contexto de rigidez presupuestaria e ingresos tributarios constantes”.

Por ello sugirieron mejorar la eficiencia recaudatoria, reducir exenciones y gastos tributarios, así como promover una mayor progresividad del ISR individual.

Los expertos de la OCDE, que emitieron sus recomendaciones para México en función de discusiones entre ministros de energía, economía, desarrollo y comercio de los demás países miembros, destacaron que para lograr el objetivo del gobierno en turno, de mejorar la inclusión, se tiene que generar igualdad de oportunidades para todos, con un enfoque particular a los grupos más desfavorecidos, es decir, comunidades indígenas y personas discapacitadas.

Sin mencionar específicamente el rumbo que ha tomado la política energética, ni los planes para la construcción de refinerías por parte de Pemex, observaron que “el descenso de la actividad petrolera continuará pesando sobre el crecimiento”.

Este reporte fue lanzado en el marco del Foro OCDE 2019, que está realizándose en la sede de la entidad, en París, al que asisten 4,000 participantes del más alto nivel.

Confianza minada afectará al PIB

De acuerdo con información divulgada en el reporte, expertos de la OCDE sostuvieron la expectativa de crecimiento del PIB presentada al iniciar el mes, de 1.6% para el 2019 y 2% para el 2020.

Esos pronósticos consignan recortes de 4 décimas de punto para este año y 3 décimas menos para el 2020 respecto de los divulgados en marzo.

Tales ajustes en los pronósticos fueron conducidos por “el deterioro de la confianza empresarial” ante la incertidumbre política y las tensiones comerciales.

Enfatizan que “el crecimiento será demasiado moderado como para permitir que se reduzcan las altas tasas de informalidad”.

En el mismo documento, precisan también que el deterioro de las condiciones para invertir incorpora el impacto de “los problemas de abastecimiento de gasolina, las huelgas y los bloqueos ferroviarios que afectaron a las cadenas de suministro a comienzos del 2019”.

Advierten que mejoras en educación, como sería ampliar la educación de primera infancia y garantizar que sea de buena calidad, impulsarán al crecimiento de la economía y  la inclusión.

Se mantienen los riesgos

En el diagnóstico de los expertos de la OCDE destacan que la incertidumbre política y el aumento del proteccionismo, más la no ratificación del acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá, continúan planteando riesgos a la baja para la coyuntura. Esto porque se reducirán las exportaciones y frenarían aún más la inversión.

Durante 50 años, la OCDE ha otorgado a sus integrantes, como México, las fuentes más grandes y confiables de estadísticas comparativas y de datos económicos y sociales. Sus bases de datos cubren áreas como cuentas nacionales, indicadores económicos, fuerza laboral, comercio, empleo, migración, educación, energía, salud, industria, sistema tributario y medio ambiente.

El reporte anual de expectativas para los países miembros y no miembros, divulgado desde París, es producto de discusiones entre ministros pares, es decir, todos los ministros de finanzas, de energía, o de comercio, quienes reciben de voz de otros funcionarios públicos similares de países miembros, las observaciones sobre las políticas en marcha y las tendencias mundiales.

El foro de la OCDE, donde fue lanzado este reporte ampliamente esperado por la serie de recomendaciones que contiene, es un foro abierto para que sean los mismos ministros de Estado de los países miembros quienes discuten, analizan y evalúan las políticas públicas en temas de comercio, medio ambiente, agricultura, tecnología, asuntos fiscales, tendencias económicas, creación de empleo, igualdad social, transparencia y eficiencia en la gobernabilidad, entre otros.

El reporte completo será lanzado desde París, por la economista de la OCDE, hoy por la mañana.

[email protected]