Los beneficiarios de remesas en México destinan estos recursos a tres principales usos: manutención, salud y educación, de acuerdo con los resultados de una encuesta aplicada por el Centro de Estudios Monetarios de Latinoamérica (Cemla), entre 6,803 adultos emigrantes mexicanos.

Del total de las respuestas, 89.9% hizo referencia al gasto de manutención como destino de este ingreso, seguido por los de salud, que fueron mencionados en 51.5% de las respuestas y educación, con 22.4% de las mismas.

Además, una de cada siete respuestas indicó que estos dólares que envían sus familiares desde el exterior también se utiliza para pagar un inmueble propio del emigrante. Y en uno de cada tres cuestionarios dirigieron los recursos para cubrir el pago de un inmueble de un familiar.

De acuerdo con la encuesta, aplicada a inicios de este año por el Cemla, para 28.5% de los hogares receptores, las remesas son su principal fuente de ingreso; y para 32% de ellos, son primordiales pero no representan la fuente más importante de sus entradas.

Con estos resultados, se confirma lo dicho por Alberto Ramos, economista para América Latina en Goldman Sachs: las remesas apoyan al consumo privado, particularmente para las familias de bajos recursos, que son más propensa a consumir y suelen ser los principales receptores de estas remesas.

Romper círculo vicioso

El Fondo Monetario Internacional ha advertido que “un cuantioso volumen de remesas puede generar un círculo vicioso de estancamiento económico y dependencia”.

En el análisis titulado “¿Son una trampa las remesas?”, destacaron que la entrada de remesas ayuda a los familiares del país de origen a solventar sus gastos y genera un impulso para el crecimiento económico. Esto porque favorecen a financiar inversión en capital humano o físico, o bien, en nuevas empresas.

Los autores, Ralph Chami, Connel Fullenkamp y Anne Oeking, explicaron que los países que reciben estas transferencias pueden llegar a depender de la exportación de mano de obra en lugar de la exportación de materias primas.

El espejismo es mayor si además del fuerte flujo de remesas, se observa un aumento más significativo en el poder de compra, considerando la fuerte depreciación cambiaria contra el dólar, evidencia aparte un análisis del Fondo Multilateral de Inversiones del Banco Interamericano de Desarrollo.