El presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, admitió que la “solidez” económica y el bajo desempleo de Estados Unidos no benefician a numerosas regiones; especialmente a las rurales y las habitadas por minorías.

En un discurso en Mississippi, uno de los estados más pobres del país, Powell se congratuló porque el desempleo es el menor en caso medio siglo y el Producto Interno Bruto (PIB) sigue creciendo en forma “sólida”.

“Pero sabemos que esta prosperidad no se siente en varias regiones, especialmente en las rurales”, dijo este martes.

“El 70% de los 473 condados donde la pobreza es persistente, son condados rurales”, indicó Powell. Admitió que “esas disparidades existen desde hace generaciones y en algunos casos tienen sus raíces en la discriminación” racial.

Powell precisó que investigaciones de la Fed mostraron que las personas de color tienen más dificultades para obtener créditos para empezar o hacer crecer una empresa.

Reducción de balance

Por otra parte, Loretta Mester, presidenta de la Fed de Cleveland, comentó que la Reserva Federal preparará planes para detener la reducción de sus tenencias de bonos “en próximas reuniones”.

“En próximas reuniones, terminaremos nuestros planes para finalizar la reducción del balance y completar la normalización del balance”, dijo Mester en Cincinnati.

“Como lo hemos hecho durante el proceso de normalización, haremos públicos estos planes y sus fundamentos en el momento apropiado, debido a que la transparencia y la responsabilidad son principios básicos de la formulación de políticas monetarias apropiadas”, agregó.

La Fed aumentó su balance luego de la crisis financiera del 2007-2009, cuando compró billones de dólares en bonos en un intento por reducir los costos del endeudamiento de mayor plazo luego de que llevó sus tasas de interés de corto plazo a cerca de cero.

El banco central comenzó a retirar su política de crisis en el 2015, inicialmente subiendo las tasas de interés y en octubre del 2017 comenzó a reducir lentamente su balance al no reemplazar los vencimientos que expiraban con cifras equivalentes de nuevos bonos. La reducción mensual tuvo un tope de 50,000 millones de dólares para minimizar cualquier impacto en los mercados financieros.

A fines del año pasado, sin embargo, importantes inversionistas culparon a la reducción del balance de la Fed por la volatilidad en los mercados.

Jerome Powell dijo a fines de enero que el banco central estadounidense podría reducir su operación de reducción de activos antes que lo esperado y terminar el proceso con un balance mayor al previsto inicialmente. La Fed también dijo que sería “paciente” al determinar si seguiría subiendo las tasas.