La pobreza aumentó en Argentina al 40.9% de la población en el primer semestre de 2020 desde el 35.5% de los últimos seis meses de2019, dijo el miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), en medio de una crisis económica profundizada por la pandemia de Covid-19.

En la primera mitad de 2020, el nivel de indigencia creció a un 10.5%, frente a un 7.7% del primer semestre de 2019 y del 8% de la segunda mitad del año pasado.

En la comparación interanual, la cantidad de personas bajo la línea de la pobreza aumentó 5.5 puntos porcentuales, y en indigencia 2.8 puntos porcentuales.

"De a poco se va aproximando a la mitad de la población que no está en condiciones de cubrir con sus ingresos una canasta básica de consumo imprescindible. Eso es muy preocupante porque tiene muy alto porcentaje de niños y adolescentes", dijo a la AFP el economista Ricardo Aronskind.

Para el primer semestre de 2020, el ingreso total familiar mensual promedio de los hogares pobres fue de 25,759 pesos (unos 320 dólares al tipo de cambio oficial), pero la canasta básica alcanzó 43,785 pesos (unos 545 dólares), una brecha de 41.2%, según el INDEC.

En cuanto a los grupos de edad, 56.3% de las personas de 0 a 14 años son pobres.

"Es una situación muy parecida a lo que vivimos en 2001 y 2002", cuando Argentina vivió su peor crisis. "Ya se están haciendo políticas públicas para aplacar el problema, pero va a requerir un esfuerzo muy grande para que retroceda" la pobreza, consideró Aronskind.

"El gobierno deberá hacer dos tipos de políticas: una de fuerte estímulo a la producción, sobre todo a las actividades que demandan mucho empleo, y transferencias directas de ingresos a la población", añadió.

Argentina, con una inflación de más de 40% anual, está en recesión desde 2018. La pandemia del Covid-19 ha golpeado duramente a su economía y el Fondo Monetario Internacional calcula que cerrará este año con una contracción de 9,9% del Producto Interno Bruto.

 

kg