La inflación podría “volverse más persistente” en algunas partes del mundo si continúan las interrupciones en la cadena de suministro o se desanclan las expectativas de inflación, dijo el jueves el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En Estados Unidos se espera que la inflación descienda en el 2022, pero los responsables de la política monetaria deben permanecer atentos a los riesgos al alza, dijo el portavoz del FMI, Gerry Rice, en una sesión informativa periódica.

“La persistencia de los altos niveles de inflación en Estados Unidos podría requerir una respuesta de política monetaria anticipada, lo que supondría una desventaja sistémica tanto para Estados Unidos como para la economía mundial”, dijo.

Según los datos más recientes, en octubre la inflación en Estados Unidos se ubicó en 6.4% después de haber alcanzado 5.4% en septiembre.

En Reino Unido, el alza de precios alcanzó 4.2% anual, su nivel más alto desde noviembre del 2011, impulsada por los precios de la energía.

Mientras en la zona euro, el dato reportado fue de 4.1% el mes pasado y podría acercarse a niveles cercanos a 4.5% a finales de año, según analistas.

Funcionarios y observadores a nivel global están divididos sobre si la Fed debería aumentar sus tasas de interés pronto para controlar la inflación.

La presidenta de la Reserva Federal de San Francisco, Mary Daly, pidió esta semana paciencia antes de subir las tasas, pues pronosticó que el aumento de precios se desvanecerá por sí solo a medida que la pandemia de Covid-19 retroceda.

Argumentó que el aumento de las tasas de interés ahora no solucionaría los cuellos de botella de la cadena de suministro y otros problemas temporales que están haciendo subir los precios. Por el contrario, dijo, ralentizaría la creación de empleo y la recuperación.

“Durante los próximos trimestres observaremos cómo le va a la economía y veremos si la inflación disminuye y los trabajadores regresan (a sus empleos)”, dijo.

“A medida que obtengamos una señal más clara, estaremos listos para actuar en consecuencia, brindando o retirando el apoyo según sea necesario para garantizar que la economía se asiente en un lugar sostenible”, agregó.

Las declaraciones de Daly se produjeron luego de que el presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, instó a un final más rápido de las compras de activos (un programa del gobierno para apuntalar la economía tras el impacto de la pandemia de Covid-19) para poner al banco central en posición de subir las tasas.

La Reserva Federal de Estados Unidos debería “adoptar un enfoque más restrictivo” en sus próximas reuniones de política monetaria a fin anticiparse en caso de que la inflación no se disipe como está previsto, dijo en una entrevista con Bloomberg Televisión.

Del lado europeo, la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, se ha mantenido firme e insiste en que no subirán las tasas de interés, pues eso podría ahogar la recuperación de la zona euro.

Fed subirá tasas en el 2022: JP Morgan

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) comenzará a subir las tasas de interés a partir de septiembre del 2022, dijeron economistas de JP Morgan en una nota de perspectivas para inversionistas.

El grupo de analistas, liderados por Michael Feroli, dijo que a mediados del próximo año se cumplirá la meta del banco central de pleno empleo y esperan que aumente las tasas de interés en 0.25%  en el tercer trimestre del próximo año.

A ese primer movimiento le seguirían aumentos de 25 puntos base cada trimestre “al menos hasta que las tasas reales estén en cero”, expuso el equipo de expertos.

La previsión del banco de inversión para el primer incremento de tasas de la Fed es un poco más conservadora que la de algunas otras corredurías como Deutsche Bank que espera la primera escalada sea en julio del 2022, es decir al final del segundo trimestre.

Los economistas de JP Morgan esperan que el crecimiento económico de Estados Unido sea de 3.5% el próximo año, un ritmo más moderado comparado con 5.5% previsto para el 2021.