Aunque en el Banco de México (Banxico) se anticipaba desde hace tiempo un aumento en la inflación en el segundo trimestre del 2021 por los efectos de la base de comparación, también se esperaba que el pico fuera en abril y empezara a bajar en mayo-junio, algo que no ha ocurrido y que, por el contrario, sigue estando en niveles del 6%, comentó Jonathan Heath, subgobernador del organismo central.

“Encontramos que definitivamente hay la presencia de efecto de base de comparación, sin lugar a duda, pero también hay evidencia bastante clara de nuevos choques, principalmente de oferta. Seguramente también tiene que ver un reacomodo de la demanda. Hay que recordar que al ir abriendo ciertos sectores que estaban cerrados, hay una demanda reprimida, empiezan a subir precios que antes estaban muy bajos”, explicó.

Durante su participación en el cierre de la segunda temporada del podcast Norte Económico, conducido por los economistas de Banorte, Gabriel Casillas y Alejandro Padilla, el subgobernador del Banxico detalló que lo más seguro es que esa tendencia al alza de servicios, ante la demanda reprimida y la apertura de los sectores, seguirá aumentando, y por la presencia de nuevos choques en las mercancías alimenticias y no alimenticias.

Por lo tanto, expuso, eso lo que está diciendo es que la inflación puede quedar en los niveles que se están viendo, por un rato más.

“En mi proyección personal, yo creo que la inflación quizás ni siquiera va a quedar por debajo del 5% en algún momento de este año. Y con la burbuja a fin de año, puede volver a acercarse al 6%. Un inflación que termina el año cerca del 6%, que es lo doble del objetivo del Banco de México, en el contexto de una economía que ya se está recuperando (…) es un escenario muy diferente al del año pasado, cuando la economía se estaba desplomando y la inflación terminó el año muy cerca de su meta en 3.15%”, puntualizó.

Preocuparnos porque recuperación siga, pero con estabilidad de precios

En este sentido, Heath consideró que hoy la preocupación, si bien sigue siendo la recuperación económica hacia adelante, ésta debe darse en un contexto de estabilidad de precios, y no en un contexto donde la inflación es el doble de la meta.

Agregó que hay un problema adicional de que no se desea que haya una contaminación de precios altos hacia adelante, “y resulta que esta burbuja temporal no termina siendo tan temporal; quizás tenemos un problema un poco más estructural que tenemos que fijarnos”.

Puntualizó que si las propias trayectorias del Banxico no se están cumpliendo y ahora dicen que es muy probable que viene más inflación y va a tardar más que vaya convergiendo, ello significa que se tiene que poner más atención al problema de la inflación y asegurar que no se quede en ese 6 o arriba del 5%, sino que converja a su meta.

“Nuestra prioridad es justamente la estabilidad de precios y ahorita sí estamos viendo un problema en la formación de precios que no estaba presente el año pasado”, señaló.

Se podrían descontar movimientos a la baja en la tasa

Con base en ello, el subgobernador del Banxico consideró que hoy se pueden descontar casi por completo, movimientos a la baja en la tasa.

“Creo que eso que todavía en febrero podríamos pensar que podría darse otra oportunidad más adelante, creo que ahorita ya no, que el mejor escenario sería tener una pausa relativamente prolongada lo más que pudiéramos tener, y esperar a que la Fed empiece a subir tasas para subirnos al tren y hacer lo mismo”, enfatizó.

Agregó: “si la inflación no baja ni siquiera de lo que pensamos que pudiera bajar, más cerca del 5% durante la mayor parte del resto del año, ahí vamos a tener que tomar acciones, vamos a tener que ser congruentes si hay una discrepancia entre nuestra trayectoria anunciada de lo que esperamos que sea la inflación y la trayectoria real, lo que realmente pasa”.

kg