El Bundesbank observó que la “economía alemana superó la fase de debilidad”, pero que en el cuarto trimestre del año y a comienzos del 2020 seguirá “muy contenida”, como en los trimestres anteriores.

En sus últimas proyecciones económicas semestrales, el Bundesbank descartó “una recesión desde el punto de vista actual”.

Los economistas del Bundesbank más bien ven “las primeras señales de que la economía alemana puede superar poco a poco su fase de debilidad actual”.

El banco central de Alemania prevé que la economía crecerá este año 0.5% y el próximo 0.6%, lo que supone una fuerte revisión a la baja respecto a los pronósticos de junio, cuando previó que la economía crecería 0.6% este año y 1.2% en el 2020.

El Bundesbank pronostica que la economía alemana crecerá 1.4% tanto en el 2021 como en el 2022, (que se comprara con 1.3% pronosticado en junio para el 2021).

Persisten fotos de peligro

No obstante, el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, considera que “siguen existiendo focos de peligros económicos externos que podrían intensificar y prolongar el debilitamiento de la industria”.

El Bundesbank revisa también a la baja sus previsiones de inflación hasta 1.4% en el 2019 (sin variación respecto a los pronósticos de junio), y 1.3% en el 2020 (1.5% pronosticado en junio), debido a la caída de los precios de la energía.

En el 2021 la inflación en Alemania sería de 1.6% (1.7% en los pronósticos anteriores) y en el 2022 de 1.9 por ciento.

El banco central de Alemania espera que las medidas de apoyo a la protección del clima que el gobierno alemán aprobó recientemente contribuirán a subir notablemente los precios de la energía.

Por ello, los precios podrían ser en Alemania más elevados que en otros países de la zona del euro.

En junio, el Bundesbank constató que la economía se enfriaba notablemente en Alemania, tras un periodo de gran prosperidad económica, pero esperaba una estabilización en el segundo semestre.

Hoy habrá reunión de gabinete en Berlín

Además de la debilidad económica, el temor a la fuga de empresas por falta de mano de obra calificada es un tema relevante para Ángela Merkel.

  • Según la canciller, la estrategia del Gobierno pasa en primer lugar por agotar el potencial doméstico, fomentando el acceso a una adecuada formación profesional.
  • Se estudia cómo mejorar las condiciones laborales para sumar más trabajadores a los 2.5 millones de ciudadanos de la UE que ya están empleados en Alemania, pero esto, según la canciller, “no es suficiente”.
  • Este lunes parte del gabinete se reunirá en Berlín con diversos agentes sociales para debatir la Ley de Inmigración de Mano de Obra Cualificada, acordada como parte del contrato de coalición entre conservadores y socialdemócratas.
  • La Oficina Federal de Empleo adoptará un papel más activo y de cooperación con las autoridades de terceros países escogidos para buscar candidatos, apoyando así los esfuerzos de contratación.