Uno de los focos principales a trabajar en México es la desigualdad, que no sólo frena el crecimiento, sino que conspira contra él, dijo Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), entrevistada con motivo de la presentación del Estudio Económico de América Latina 2018.

Bárcena indicó que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, y su equipo de transición que lo acompañará durante su presidencia han identificado de manera exitosa la necesidad de recortar las enormes brechas de desigualdad que hay en el país, especialmente desigualdad de género, ingresos y desigualdad económica entre regiones, debido a que éstas son una de las razones que presionan la economía de México y toda América Latina hacia la baja.

En la Cepal llevamos 10 años trabajando el tema de la desigualdad. En nuestra publicación “La ineficiencia de la desigualdad”, se muestra desde la perspectiva económica cuál es el costo de la desigualdad. Cuesta mucho, conspira contra el crecimiento económico y por consecuencia contra la inversión, que es uno de los motores para el desarrollo de las naciones”, expresó Alicia Bárcena.

Afirmó que es necesario reducir las diferencias económicas entre regiones al interior de México, debido a que éstas tienen como origen la cultura de los privilegios y la reproducen. En el documento citado se demuestra que transitar de este punto hacia la igualdad de oportunidades, especialmente de acceso a salud y educación, tendría un beneficio económico muy importante.

El crecimiento con inclusión y el crecimiento sin inclusión tienen como diferencia la productividad, que es clave para el desarrollo. Al potencializar la igualdad se genera crecimiento económico por la vía del consumo; sacar de la pobreza a la población mediante acceso a educación y empleo produce efectos positivos en el mercado interno.

“En Brasil se logró hacer esto, Lula da Silva sacó a 40 millones de personas de la pobreza por medio de un programa que llamó consumo masivo. Con recursos de la industria nacional, financió la integración de las familias más vulnerables al sistema educativo y al mercado nacional y potencializó el consumo de ellas para reactivar la economía. Lula articuló la oferta y demanda de bienes básicos que muchas familias no tienen”, mencionó la secretaria ejecutiva de la Cepal.

Las propuestas del nuevo gobierno en materia política de inclusión social van directo a incrementar el ingreso de las familias a modo de incentivar el consumo interno, expresó Bárcena. Ejemplificó con la propuesta de duplicar las pensiones, que empata con la proyección realizada por la Cepal, que demuestra que con dos ingresos en cada hogar ya se pueden obtener importantes resultados en materia de igualdad.

El foco de las estrategias de López Obrador

Como parte del Estudio Económico para América Latina 2018, la secretaria ejecutiva de la Cepal comentó que a escala mundial se experimenta un panorama de tensiones comerciales y geopolíticas especialmente con Estados Unidos y las políticas económicas impuestas por Donald Trump, por lo que se hace necesario que los países de América Latina prioricen la creación de alianzas entre ellos y no sólo en materia comercial.

Se deben aprovechar especialmente las complementariedades entre países. México importa gran parte de la canasta alimentaria de Estados Unidos, mientras los mercados agrícolas de Sudamérica son superavitarios en materia de alimentos, al comercial, ambos territorios podrían complementarse.

El único freno son los altos costos del comercio con América Latina en comparación con América del Norte. Se deben generar acuerdos con los países sudamericanos que reduzcan costos, así como invertir en infraestructura destinada a exportar y que priorice la conectividad, precisó Bárcena.

La integración productiva va de la mano con la inversión pública, el proyecto del Tren Maya, la descentralización de las dependencias gubernamentales, la conexión de Coatzacoalcos y Salina Cruz tienen como principal benefactor al gobierno. “Me parece que buscan ser no sólo útiles para extender los beneficios económicos a todas las regiones del país, sino también buscan servir de puente para atraer inversión privada e inversión extranjera”.

Alicia Bárcena destacó la necesidad de que la inversión pública esté coordinada con la privada. “Se deben identificar sectores productivos que fomenten el interés de otras naciones para instalar su capital en el país, como lo ha sido el sector automotriz y el aeroespacial y como podría ser el sector digital y de telecomunicaciones. Para conocer cuáles son los sectores con potencial, habría que considerar a las empresas privadas también”, agregó la secretaria ejecutiva de la Cepal.

Concluyó con que la propuesta de conectar todo el país (abrir espacio en la banda ancha) de Andrés Manuel López Obrador es una de las vías que podría resultar beneficiosa no sólo para la población sino también para las empresas.

“La conectividad, la demanda interna, la inversión y la integración de sectores estratégicos y regiones pueden crear un círculo virtuoso que sea proinversión, proinclusión y proigualdad”, comentó en entrevista para El Economista Alicia Bárcena.

[email protected]