La inseguridad y violencia crecientes en México plantean riesgos importantes para las industrias del petróleo y turística, debilitando sus ingresos, márgenes, ganancias y capacidad de pago, advierte la calificadora Moody´s.

“El aumento de la inseguridad, los robos y las advertencias de viaje, dañan la rentabilidad de las compañías mexicanas y en particular debilitarán los ingresos y márgenes en un lapso de 12 a 18 meses”, sostuvo.

En un comunicado sobre sectores no financieros, la agencia destacó que las empresas han tenido que elevar sus costos y gastos ante las interrupciones de sus negocios, el robo y la seguridad de sus empleados.

“El crimen se ha extendido con fuerza por todo el territorio desde 2014, cuando comenzó a pasar de los estados del norte, a los del centro y sur, imponiendo altos riesgos financieros particularmente en sectores del petróleo, turismo, manufacturas y minería”, consignó.

Ahí mismo, destacaron que el robo y crimen están minando la competitividad de México, es decir, son factores que restan cuando un inversionistas decide abrir una empresa en el país, o retirarse.

“De acuerdo con cifras del Foro Económico Mundial (WEF), los principales factores problemáticos que encuentran los inversionistas para hacer negocios en México, son la corrupción, las altas tasas de crimen; robo así como la ineficiencia de la burocracia gubernamental”.

Aumento de inseguridad demanda más gasto

Este es el segundo año consecutivo que la agencia divulga el análisis sectorial centrado en violencia e inseguridad. En esta versión, sostiene que la situación actual de inseguridad demanda un fuerte incremento del gasto en seguridad nacional, pues en el presupuesto de este año, aprobaron una erogacion federal de recursos que es 7.2% inferior al nivel disponible en 2018.

Es decir, el gobierno federal está erogando este año el menor flujo de recursos públicos para labores de seguridad, en cuatro años. A pesar de que las cifras oficiales del INEGI evidencian el aumento exponencial de las actividades delictivas.

Toman por ejemplo los casos de las alertas de viaje a Guerrero, Tamaulipas y Quintana Roo, como determinantes para reducir la afluencia de turistas a las entidades, imponiendo severos costos económicos a los gobiernos, y la industria de servicios turísticos de hoteles, restaurantes servicios y esparcimiento.

Para evidenciar el cambio en las estrategias de operación de las empresas, tomaron los casos de Bimbo, Coca Cola, Pepsico, y Lala, que en 2018, tuvieron que cambiar sus rutas de distribución o de plano suspenderlas en Guerrero. Esto, para proteger a los empleados del robo y extorsión.

[email protected]