Los riesgos que enfrenta la economía mexicana tan pronto como en este segundo semestre del año son la pandemia en un primer y más amplio sentido, así como la incertidumbre por la inflación, coincidieron estrategas de Grupo Financiero Banorte y el banco de inversión Credit Suisse.

La pandemia no ha terminado y aún suponiendo que el gobierno no nos mandará de nuevo a casa ni a cerrar negocios, sí es claro que al haber un aumento en las hospitalizaciones vendrá un impacto en el crecimiento económico en el 2021, advirtió el director de Mercados Emergentes en Credit Suisse, Alonso Cervera.

“La pandemia sigue como el mayor de los riesgos porque, sin ser epidemiólogo, veo que en Estados Unidos uno de cada cinco casos de Covid hoy son de la nueva variante Delta en jóvenes. Y si en México tenemos menos población vacunada, supongo que esta inmunidad de rebaño no será tan duradera”, advirtió.

Con él coincidió el director general adjunto de Análisis Económico y relación con inversionistas de Grupo Financiero Banorte, Gabriel Casillas, quien agregó que aún hay mucha incertidumbre sobre el Covid y sus nuevas variantes.

“Podríamos no estar exentos de una tercera ola de contagios pese a la generación de anticuerpos que ya tiene la población mexicana”, advirtió.

Al participar en el panel sobre perspectivas económicas para México, que formó parte del webinar del Día Fibra Educa de El Economista, coincidieron también en señalar a la inflación en México y el alza de tasas de la Fed, como otros dos riesgos.

En el tema de la evolución de los precios generales, advirtieron que está rodeada de incertidumbre.

Sin guía por inflación

En el webinar, el experto de Credit Suisse comentó que  “la inflación sigue incómodamente alta para el Banco de México” y el primer objetivo de la Junta (al subir la tasa) fue enviar la señal para poner alto a un posible deterioro en las expectativas y avisar que se mantiene vigilante.

Consideró que, como no se aproxima una mayor actualización de expectativas sobre la inflación por parte del banco central de aquí al 12 de agosto, que será el siguiente anuncio monetario, persistirá la incertidumbre sobre la inflación y los próximos movimientos en la tasa.

Mientras Gabriel Casillas observó que “todo lo que haga Banco de México es aplaudido por los mercados porque es un banco cauto que está respondiendo a presiones inflacionarias”.

“No hay duda de su credibilidad pero siempre se prefiere que vaya mandando información a los analistas sobre la guía de la inflación para tener certidumbre de qué es lo que viene”, agregó.

Ambos estrategas consideran que además de la presión inflacionaria, Banco de México considerará el retiro de la compra de activos de la Fed, que podría iniciar al finalizar el año y el alza de tasas en Estados Unidos.

Defender al sistema financiero

Sobre la llegada de Arturo Herrera al Banco de México como Gobernador el experto de Credit Suisse comentó que su preocupación es que sea “un portero tan hábil que no permita que le metan goles” que pueda articular la defensa del sistema financiero a cualquier cambio que busque instrumentar el Congreso.

El actual gobernador, Alejandro Díaz de León “es un gran portero de la institución. Hay que recordar lo que pasó con ese cambio de ley que querían imponer para obligarle a comprar dólares. El Gobernador dio una defensa tan férrea que ni la selección italiana. Habrá que ver si hacia adelante si tenemos el mismo nivel de defensa ante intentonas del Congreso de cambiar la cara del sistema financiero”

Casillas coincidió en que estarán muy pendientes en este sentido y confió que si fuera el caso, Herrera se mantendrá firme pues “como es un funcionario que sí permite ser asesorado, formará parte de una junta de gobierno que ya tiene experiencia en esta defensa férrea.

El Presidente mantendrá sus directrices

Ramírez de la O, con poco margen de maniobra: analistas

Sumario (P) Ferfernam ius ex ea debit la id quid unt erro maximin tinctendit inumque sandebis renti consequi si soloria voluptatem voloris eostio ipsam corrum ut prehent planihicient as sequi quam dollat.

La ausencia de una política fiscal contracíclica tendrá aún repercusiones de tipo económico y en la inflación, que deben considerar el próximo secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, y el mismo Arturo Herrera, en su llegada al Banco de México, advirtieron estrategas de Grupo Financiero Banorte y Credit Suisse.

Aún gozando de una mayor cercanía al Presidente, el margen de maniobra del próximo secretario de Hacienda será reducido pues el Presidente mantiene sus directrices: austeridad, ajuste en el gasto, renuencia a endeudarse de forma más marcada, advirtió el director de Mercados Emergentes de Credit Suisse, Alonso Cervera al participar en el Día Fibra Educa organizado por El Economista.

Ahí mismo, el director general adjunto de Análisis Económico y relación con inversionistas de GF Banorte, Gabriel Casillas destacó que como Ramírez de la O ha sido empresario y un cercano asesor del mandatario, se puede esperar un cambio cualitativo en proveer certidumbre a la iniciativa privada.

Consideró que esta experiencia permite confiar que el próximo secretario será más sensible al efecto positivo que tiene la inversión en el crecimiento económico.

Sobre los cambios tributarios que podrían presentarse bajo la dirección de Ramírez de la O, Casillas explicó que aún respetando “la gran directriz” del Presidente para no subir impuestos, sí encontrarán espacios para obtener más ingresos.

“Además de mejorar la eficiencia recaudatoria pueden reducir las deducciones del ISR corporativo y abrir el intervalo para las personas físicas que pagan una tasa de 35%; también pueden reducir la lista de exentos en el IVA”, finalizó.

ymorales@eleconomista.com.mx