La inflación a los consumidores registró en la primera quincena (1Q) de septiembre una aceleración mayor a la que esperaba el mercado, e hiló dos quincenas consecutivas de aceleraciones, de acuerdo con los datos divulgados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) avanzó 0.42% quincenal en la primera mitad del mes patrio, mientras que a tasa anual se ubicó en 5.87%, su mayor nivel desde la primera quincena de junio, cuando alcanzó una tasa de 6.02 por ciento.

Con ello, la inflación hiló 13 quincenas consecutivas por arriba del objetivo del Banco de México (Banxico) de 3% +/- 1 punto porcentual, y sorprendió al mercado, el cual esperaba una aceleración a 5.72%, de acuerdo con el sondeo de Reuters.

“La inflación quincenal fue la más elevada para una primera quincena de septiembre desde el 2016; la anual, la mayor en seis lecturas. La variable sigue reflejando diversos choques de oferta, como los altos precios de materias primas, desabasto de insumos, que pudieron agudizarse con el último rebrote mundial de contagios”, señaló Alejandro Saldaña, subdirector de Análisis Económico de Ve por Más (Bx+).

Los altos niveles de inflación que se han presentado desde marzo, han llevado a actuar al banco central, el cual elevó su tasa de interés a 4.50% en agosto pasado y se espera que anuncie otro incremento de 25 puntos base en su próxima reunión de política monetaria de este mes, de acuerdo con la encuesta de Citibanamex.

“Tomando en cuenta el entorno de inflación y la decisión de la Reserva Federal seguimos creyendo que la mayoría de los miembros de Banxico optará por aumentar la tasa de referencia en 25 puntos base la próxima semana (...) Considerando otros posibles episodios de volatilidad, esperamos que el banco central se mantenga prudente a pesar de la diversidad de opiniones en la Junta de Gobierno”, señalaron analistas de Banorte.

Jitomate, gas LP y cebolla presionaron bolsillos

El reporte del Inegi mostró que en la primera quincena, el jitomate, gas LP y la cebolla fueron los genéricos que presentaron incrementos quincenales que más efecto tuvieron en la inflación.

En el primer caso, el jitomate aumentó su precio en 11.94% respecto a la quincena pasada, mientras que el gas LP subió 2.26% y la cebolla 16.02 por ciento.

En comparación anual, la inflación subyacente se ubicó en 4.92% explicado por un incremento de 6.27% en los precios de las mercancías, y de 3.41% en los servicios.

“La inflación subyacente llegó a 4.92%, que es su mayor nivel desde noviembre del 2017 y se encamina a rebasar el pico del ciclo inflacionario de dicha etapa que fue de 5.02%”, destacó Marcos Daniel Arias, analista de Monex.

En el caso de la inflación no subyacente, aumentó 8.86% anual. Al interior, los agropecuarios se encarecieron 10.01% y las tarifas del gobierno y energéticos, 7.95 por ciento.

La tendencia alcista que presenta la inflación llevó a que los analistas encuestados por Citibanamex estimen que cerrará el 2021 en 6.1 por ciento.

ana.martinez@eleconomista.mx