La dinámica inflacionaria de los primeros meses del año disminuye las posibilidades de cumplimiento de la meta anual que el equipo económico dispuso en el Presupuesto 2021 y que todavía sostiene, de 29%, mientras que las consultoras prevén casi 20 puntos más, lo que promete ser un golpe para el salario real luego de la caída experimentada desde el comienzo de la pandemia.

Desde marzo de 2020, el índice de salarios del Indec creció hasta marzo de 2021 un 36.7%, mientras que el IPC aumentó un 47.2%, lo que deja un deterioro en términos reales de 7.1 por ciento. Pero el golpe es mayor para los salarios del sector privado registrado, que se incrementaron 34.5% desde el comienzo de la pandemia y las restricciones, lo que significa una caída real de 8.6 por ciento.

Los analistas esperan para este año una inflación de 47.3% según la mediana de respuestas del último Relevamiento de Expectativas Macroeconómicas (REM), por lo que supone que entre abril y diciembre totalizará un 30.4%, tras el 13% del primer trimestre.

De cumplirse estas cifras, la evolución de los salarios muy difícilmente podrá seguirle el ritmo a la inflación, una de las cuestiones que vigila con más ahínco el Gobierno en el año electoral.

Si bien en el primer trimestre del año las remuneraciones superaron levemente a la inflación, para recuperar lo perdido desde el inicio de la pandemia y de la cuarentena, los salarios entre abril y diciembre tienen que avanzar 40.4%, mientras que en el privado registrado la suba tiene que ser de 42.7%, 12.3 puntos más que lo que aumentaría el IPC.

En tanto, el sector público en esos nueve meses tendría que avanzar 39.1% y el privado no registrado, un 35.1 por ciento.

Pero con la mira en las elecciones legislativas generales, la mediana de estimaciones de las consultoras que participaron del REM apunta que entre abril y octubre la inflación rondará el 22.5 por ciento. Para compensar hasta entonces el deterioro desde marzo de 2020, el índice general de salarios debe aumentar 31.9% en el período y el de los privados registrados, un 34 por ciento.