El ciclo de bajar las tasas de referencia está cerca. La presión que mantuvo a los precios al alza parece estar disipándose y el nivel donde hoy se encuentra el rédito, en 8.25%, ofrece una ventaja importante frente a 2.25% donde se ubica la tasa de Estados Unidos, consignó Jonathan Heath, aspirante a asumir una de las dos vacantes en la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico).

Al presentar sus credenciales frente a legisladores de la Comisión Permanente, explicó que si bien “no podemos separarnos de la tendencia de las tasas de Estados Unidos, México trae bastante camino andado desde antes”.

Es decir, a pesar de que México inició con el aumento en las tasas al mismo tiempo que la Reserva Federal de Estados Unidos, en diciembre del 2015, el banco central mexicano ha incrementado la tasa en 5.25 puntos base, desde 3% donde se encontraba entonces, hasta 8.25% que actualmente tiene. Esto en 15 movimientos durante tres años.

En el mismo periodo, el Comité Federal del Mercado Abierto la llevó de 0.25 puntos base, donde se encontraba hace tres años, a 2.25%, incremento que se ha realizado durante nueve movimientos.

El economista independiente, propuesto por el presidente Andrés Manuel López Obrador, para integrarse a la Junta de Gobierno en sustitución de Manuel Ramos Francia, estimó que la inflación podría cerrar este año en alrededor de 4 por ciento.

De acertar, se confirmaría la tendencia a la baja que sí se ha conseguido tras tocar el máximo del 2017, cuando llegó a 6.77%, impulsada por el traspaso de la depreciación cambiaria y el comportamiento del precio de la gasolina.

Ahí mismo, Heat presentó un diagnóstico donde dijo que el Indicador Global de la Actividad Económica podría presentar una desaceleración, pues cada arranque de un cambio de administración presenta un retraso en la ejecución del presupuesto federal.

Contrapeso, el compromiso

Ayer también se presentó ante diputados y senadores de la Comisión Permanente, Gerardo Esquivel, académico, investigador y activo participante en campaña del actual presidente de México.

Su proximidad con el mandatario no pasó desapercibida para los legisladores. De hecho, la legisladora priista Dulce María Sauri dejó entrever que por esta cercanía, podría asumirse que el aspirante a la segunda vacante de la subgubernatura del Banco de México podría ser en el futuro gobernador del banco central.

Esquivel aseveró que independientemente de que haya sido propuesto antes para integrarse a la Secretaría de Hacienda, como subsecretario, su posición en el banco central será a favor de la autonomía.

“En mi vida profesional, siempre he otorgado relevancia al contrapeso que debe hacer el Banco de México, que este 2019 cumple 25 años de autonomía. Contrapeso que no significa dar una posición antagónica a la Secretaría de Hacienda, sino otorgar una visión independiente y mantener el objetivo prioritario que está en la Ley de Banco de México, de preservar el poder adquisitivo”.

Luego, para subrayar su posición sobre los contrapesos que deben prevalecer en el sector público, y en respuesta a la legisladora panista, Minerva Hernández, dijo que en su desempeño profesional y durante su participación como director ejecutivo del Instituto Belisario Domínguez de la Cámara Alta, fue promotor de un Consejo Fiscal.

Independiente o como parte del Congreso, un Consejo Fiscal daría contrapeso a las autoridades, en la medida que se establezcan avances institucionales que garanticen y promuevan la transparencia de la información.

Mandato dual, no por ahora

Los futuros subgobernadores coincidieron por separado en mantener como obligación única del Banco de México preservar el poder adquisitivo de la moneda.

En el mandato actual del Banxico, de promover el cuidado de la estabilidad de la moneda y los precios, queda implícita la aportación para el crecimiento, expuso Heath.

En su oportunidad, Gerardo Esquivel dijo que la estabilidad de los precios, tal como está el mandato constitucional del Banco de México, genera incentivos para que las medidas aplicadas por el gobierno para el crecimiento se cumplan.

Transparencia, comisiones y austeridad

Esquivel, quien había sido propuesto por el presidente como subsecretario de Egresos, y al renunciar el subgobernador Roberto del Cueto, en noviembre, fue considerado como su sustituto, dijo que hay espacio para abatir las comisiones bancarias, vía aprovechamiento de nuevas tecnologías, competencia y regulación.

Sostuvo que la transparencia en la información financiera es y seguirá siendo fundamental para generar certidumbre al mercado, tomadores de decisiones y público en general. Por ello, anticipa que participará activamente para fortalecer los mecanismos de transparencia de política monetaria que de por sí, reconoció, ha dirigido el Banco de México desde el año pasado.

Dijo que respeta la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre la controversia constitucional promovida por Banco de México acerca de la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos.

Expresó su coincidencia con el respeto a la separación de poderes, pero resaltó al mismo tiempo su compromiso con la austeridad.

Los integrantes de la Tercera Comisión elaboraron el predictamen sobre la propuesta de designación de Gerardo Esquivel y Jonathan Heath como subgobernadores del Banco de México, y tras ser avalado por el pleno de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, serán ratificados y rendirán protesta entre hoy y el miércoles.

Una vez terminado este proceso de ratificación,  los dos funcionarios participarán en la Primera Reunión Monetaria del Año, programada para el 7 de febrero, donde sesionará completa la Junta de Gobierno donde hoy es gobernador Alejandro Díaz de León.

[email protected]