El economista noruego y premio Nobel de Economía Finn E. Kydland advierte que “cualquier tipo de incertidumbre política daña la actividad de los inversionistas”.

En el cambio de gobierno que se avecina en México, sugiere mantener las políticas económicas que garanticen crecimiento de largo plazo.

De visita en el país, para participar en el Seminario Hablemos de Economía, organizado por la Confederación Nacional de Economistas, advirtió que “sería un desastre perder la estabilidad macroeconómica”, porque podría conducir a un retraso de las inversiones y un eventual impacto en la productividad y crecimiento de la economía.

“Perder de vista que las políticas macroeconómicas y fiscales deben mirar al largo plazo podría conducirles a un problema como los que ha tenido Argentina”, explicó.

En la sesión de preguntas y respuestas de su conferencia magistral, dijo que su impresión es que los planteamientos económicos de los tres principales candidatos a la Presidencia se aproximan de alguna manera al manejo macro que tiene el país.

Sostuvo que “es muy difícil tener un de-sempeño sólido y sostenible en ausencia de una productividad creciente”. Es precisamente la productividad el motor principal de crecimiento sano y sostenible, refirió.

POLÍTICA FISCAL, DETERMINANTE

En su ponencia consignó que, en la práctica, los países modernos que están interesados en mantenerse abiertos tienen que desarrollar planes económicos de largo plazo que generen certidumbre en el presente y en el futuro.

Entonces, recordó que la autonomía de los bancos centrales es una determinante para mantener credibilidad en el tiempo.

Pero claramente, ni la autonomía de un banco central ni su política monetaria creíble son suficientes para garantizar certidumbre para los inversionistas domésticos e internacionales.

Experto en economía europea, el Nobel de Economía 2004 mantiene la consigna de que la política fiscal es mucho más eficiente para garantizar un crecimiento económico sostenible que la monetaria.

Kydland explicó que “algunos países”, incluso avanzados, han caído en la tentación de echar a andar políticas fiscales cortoplacistas para arrojar avances espectaculares.

Al hablar sobre la Reforma Energética de México, que dijo desconocer a fondo, comentó que algunos cambios suelen ser menos llamativos y tardan años en arrojar resultados. Pero igualmente llamó a garantizar su permanencia.

REFORMA FINANCIERA MUNDIAL

El economista habló también sobre las regulaciones financieras que emanaron de la crisis mundial. Comentó que, en el origen, tenían el objetivo de endurecer la supervisión sobre las instituciones y garantizar así que no volvería a presentarse una toma de riesgos tan grande que pudiera detonar una crisis como la del 2008.

Sin embargo, comentó que al paso del tiempo se han ido relajando y que, en un futuro, las instituciones financieras o los participantes del mercado podrían caer en nuevos excesos que irremediablemente conducirán a una nueva crisis.

economía sólida: gonzález anaya

En el mismo foro, el secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya, enfatizó que México hizo la tarea en materia económica, lo que le permite hoy tener una economía con variables sólidas con las que se pueden enfrentar las diversas incertidumbres que hay en el entorno.

El funcionario federal destacó que hay tres fuentes de incertidumbre principales: el proceso electoral, la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la reforma fiscal en Estados Unidos.

Por otro lado, manifestó que hoy en la renegociación del TLCAN hay un diálogo, se tiene siete rondas exitosas, seis capítulos cerrados y un proceso que va caminando.

A su vez, el funcionario señaló que, en un menor grado, se enfrentarán los impactos de la reforma fiscal en Estados Unidos, en tanto que ya se trabaja con los diferentes actores para ver cuál es la mejor manera de mantener la competitividad del país. (Con información de Notimex)