La Red Latinoamericana por Justicia Económica y Social (Latindadd) considera que gravar las grandes fortunas debería ser una opción a la hora de financiar los costos y la recuperación de la pandemia de Covid-19 sin afectar la actividad económica.

“El abordaje de esta crisis requiere soluciones sistémicas cooperativas que abarcan los ámbitos regionales, nacionales y locales. La urgencia de respuestas eficaces innovadoras es fundamental para que los gobiernos puedan proteger los derechos de las poblaciones más vulnerables”, explica en su informe “Impuestos a la riqueza y las grandes fortunas en América Latina y el Caribe”.

Datos en conjunto de la OCDE, Cepal y Latindadd, revelaron que de 1990 al 2015, los gravámenes al patrimonio han pasado de 4.5% de la recaudación promedio regional a 3.8% y representa sólo 0.8% del Producto Interno Bruto de la región.

“Cuando hablamos de impuestos al patrimonio hablamos de impuestos a la tierra, a la vivienda, a la riqueza neta, herencias, donaciones o transacciones financieras”, plantea Latindadd.

En este contexto es que recomienda gravar las ganancias de capital porque el resultado es un Impuesto sobre la Renta que recauda poco y pierde gran parte de su potencial para reducir las desigualdades de ingreso.

“Las élites empresariales han jugado un rol activo y recurrente en la región para impedir o derogar el impuesto a las rentas del capital. El resultado es que los dueños del capital son privilegiados frente a los trabajadores asalariados”.

En este sentido, agrega que la tributación, tanto de la riqueza como de la renta de los grupos de más altos ingresos, es un capítulo pendiente en la región.

“Hiper concentrada” la riqueza en América Latina

La organización panamericana resalta que la riqueza en América Latina y el Caribe está “híper concentrada” en muy pocas manos y tributa muy por debajo de las rentas del trabajo o las rentas empresariales.

“De la riqueza latinoamericana, 41% está en manos de 1% más rico de la población y sólo aporta 3.8% de la recaudación total”.

Detalla que si 1% de la población en la región concentra 41% de la riqueza; los impuestos a la riqueza (o el patrimonio) afectarían a muy pocas personas, mientras que su impacto redistributivo sería positivo.

De tal manera, que gravar la riqueza podría ser una de las primeras opciones a evaluar al momento de buscar recursos para enfrentar una crisis como la provocada por la pandemia de coronavirus. Y así garantizar pisos de protección social suficientes y mejorar los servicios universales.

Latindadd estima que el impuesto a las grandes fortunas tendría una recaudación de 26,504 millones de dólares al año, aproximadamente. Aclara que esta proyección es “extremadamente conservadora”. En el caso particular de México, estiman una recaudación de poco más de 4,900 millones de dólares.

Mitos sobre el impuesto

Latindadd plantea que un argumento de quienes se oponen a la tributación de la riqueza es que el ahorro podría quedar “doblemente gravado”, esto sería en la retención del ISR y posteriormente al acumularse en el patrimonio de la persona física, gravándose con el impuesto al patrimonio.

Sin embargo, destaca el informe, esto ocurre habitualmente en el sistema tributario. Por ejemplo, el salario de un trabajador se grava no una, ni dos veces sino muchas más. Desde su cobro hasta el consumo para la subsistencia personal o familiar, las contribuciones de seguridad social, el IVA o impuestos específicos.

Además, mencionan que otro de los mitos es la posible salida de capitales; sin embargo, en Uruguay (desde 1967) se grava a las empresas y a las personas físicas.

“En ninguna de sus modificaciones de tasa o base se ha podido mostrar una relación con la salida de capitales del país, es decir que el impuesto no ha sido obstáculo para la movilidad de capitales, para la inversión productiva,el crecimiento o captación de inversión extranjera directa".

Países con impuesto al patrimonio o riqueza:

  • Argentina
  • Uruguay
  • Colombia

Países con proyecto de ley al impuesto a riqueza o patrimonio:

  • Chile
  • Bolivia
  • Perú

 valores@eleconomista.mx