El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) buscará influir en la reforma fiscal que alista el gobierno federal para “ablandar o matizar” lo que prevé un endurecimiento de las medidas que pondrá en marcha el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para obtener una mayor recaudación a través de la fiscalización en el 2022.

Carlos Salazar Lomelín, presidente del CCE comentó que aun cuando existe el compromiso del mandatario de México para no aumentar impuestos ni las tasas de éstos, aun es temprano para saber si habrá una reforma fiscal de forma o fondo, por lo que pugnarán porque se ataque la informalidad, más allá de endurecer la fiscalización a los mismos contribuyentes.

En entrevista dijo a El Economista que la segunda mitad del gobierno de Andrés Manuel López, la parte política estará marcada por “tensiones” sobre la definición de políticas públicas como son los inminentes cambios fiscales que buscan endurecer las medidas en el combate de la evasión.

Ya ha dicho el Presidente (AMLO) que no habrá aumento de impuestos, ni tarifas, pero sí hay la pretensión de hacer modificaciones para tratar la evasión y elusión fiscal, por eso buscaremos (como sector privado) acompañar a la autoridad. Y ojalá, podamos influir en mejores decisiones”, expresó.

El sector empresarial anticipó que existirá una mayor fiscalización en algunos sectores, mismos que serán afinados por parte de la autoridad hacendaria ya que, en los últimos dos años, no han podido fiscalizar a todos los sectores.

“La tendencia que tenemos es endurecer y darle más facultades al SAT para recaudar, esto ha funcionado hasta cierta medida, pero la verdad es que el tema es que por el Covid esto va a impactar mucho en la recaudación porque muchas empresas se quedaron en pérdidas… Veremos hasta dónde esta medida estará generando facultades al SAT para seguir explotando un poco a los contribuyentes cumplidos”, afirmó Catalina Mandujano, socia de la consultoría Thompson Knight, hace unos días.

El dirigente del consejo empresarial adelantó que presentarían una propuesta fiscal encaminada a atacar la informalidad, a fin de que sean más los contribuyentes que paguen al fisco y no sean los mismos de siempre.

Al respecto, José Medina Mora, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), comentó que “es muy claro que el gobierno federal, los gobiernos estatales y municipales requieren recursos para los servicios que les corresponde brindar.

En este sentido, tenemos que ampliar la base de contribuyentes, encontrar un mecanismo que sea sencillo y amigable para los microempresarios, con cálculos muy simples para que entren a la formalidad sin mayores costos”.

Por tanto, a decir del dirigente de los patrones, no se requiere aumentar los impuestos, pero sí facilitar la declaración de las contribuciones.

“México requiere con urgencia modernizar y flexibilizar su marco fiscal, impulsar la inversión junto con el sector privado, mejorar la inclusión financiera e impulsar la participación de las mujeres en la economía, sobre todo, fomentando de forma global la formalidad”, apuntó el presidente de Coparmex.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx