Ante las críticas a varios de los puntos del proyecto de ley de solidaridad sostenible por parte, no solo de los ciudadanos, sino de los diferentes partidos políticos, el ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla dijo que el Gobierno está dispuesto a llegar a un consenso.

Precisamente, ya se anunció un primer recorte al proyecto original. En concreto, el recaudo esperado ya no sería de $23.4 billones (6,294 millones de dólares), sino que estaría entre $18 y $20 billones (entre 4,842 millones y 5,380 millones de dólares).

Así lo dijo el viceministro de Hacienda, Juan Alberto Londoño, a La FM, aunque aseguró que es necesario encontrar las fuentes tanto para sanear las finanzas públicas como para atender a la emergencia social que ha dejado la pandemia.

Uno de los puntos que resaltaron varios expertos y analistas es que las propuestas planteadas en el proyecto de ley afectan en gran medida a la clase media. En este sentido, una de las medidas que se eliminaría de la reforma es la de gravar con IVA los servicios públicos de gas, energía, acueducto y alcantarillado.

Así mismo, tras las críticas que hicieron los gremios del agro, el Gobierno también revisaría la propuesta de eliminar la categoría de bienes exentos de IVA con el propósito de que no se vean afectados los precios de alimentos básicos como el huevo, el pollo, la leche o el arroz. En este sentido, para tener más fuentes de financiación el Ministerio tendría en cuenta propuestas que hicieron tanto la Andi como diferentes partidos políticos frente a los impuestos a las empresas. Por ejemplo, se planteó que se aplace la reducción de la tarifa de renta corporativa, que se suspenda el descuento del ICA y que se imponga una sobretasa de renta a las entidades financieras. Así, lo que se observa en los posibles cambios es que la reforma se enfocaría más en las empresas.

Y pese a las inconformidades, el presidente de la República, Iván Duque, aseguró que la reforma tributaria no se retirará y seguirá su curso en el Congreso de la República. La explicación del mandatario fue que retirarla daría un mensaje de inestabilidad para las calificadoras y entes internacionales.

El jefe de Estado explicó que es necesario estructurar una reforma tributaria que demuestre que el país está trabajando por contar con un sistema tributario solido que sea capaz de irrigar recursos a los programas sociales que apoyan a las familias vulnerables y que también tenga la capacidad de responder por la deuda que aumento, debido a la emergencia del Covid-19. En cuanto a la controversia que se generó por varios puntos del articulado, el presidente señaló que la conversación sigue abierta para consensuar en los artículos que no fueron bien recibidos.