El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador prevé que los ingresos presupuestarios tengan una disminución de 3.0%, en términos reales, en el 2021 respecto a lo que se aprobó para este 2020, de acuerdo con la Iniciativa de la Ley de Ingresos de la Federación (ILIF) para el siguiente año.

El documento de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) prevé que el 2021 se tengan ingresos por 5 billones 538,946 millones de pesos, lo que sería menor a lo que se aprobó para 2020. El menor crecimiento de los ingresos del gobierno se deberá a una disminución en los ingresos que obtiene por el petróleo, así como por las contribuciones de los pagadores de impuestos al erario público.

De esta manera, se prevé que los ingresos petroleros sean de 936,765 millones de pesos, lo que significa una reducción de 8.3% respecto a lo aprobado por los legisladores para este año. De esta manera, representarán 16.9% de los ingresos del gobierno.

Para la proyección, se prevé que la mezcla mexicana de petróleo tenga un precio de 42.1 dólares por barril y una plataforma de producción de 1,857 millones de barriles diarios, lo que a consideración de la Secretaría de Hacienda “considera el nuevo entorno de demanda y precios, así como el renovado énfasis en la eficiencia en la producción y abastecimiento de combustibles por parte de Pemex”.

En tanto, la recaudación tributaria sería de 3 billones 532,974 millones de pesos, lo que significa una caída de 1.6 por ciento. Con ello, el pago de impuestos representará 63.8% de los ingresos presupuestarios.

Sin embargo, la dependencia a cargo de Arturo Herrera destacó que si se compara lo propuesto en la ILIF con la estimación que se tiene para el cierre de 2020 -la cual se movió a la baja debido a la debilidad de la economía-, se presentaría un crecimiento de 6.4% gracias al restablecimiento estimado de la economía, el combate a la evasión y el aumento que se espera en el precio y producción del petróleo.

“Este incremento se explica principalmente por el restablecimiento estimado de la economía, que impacta positivamente todos los rubros de ingresos; la reducción en la evasión de las contribuciones, que se espera continúe en el 2021; y el aumento esperado en la producción y precio del petróleo, así como en las ventas de combustibles, conforme gradualmente se normalizan las condiciones en un sector particularmente afectado en la coyuntura”.

kg