La directora gerente del Fondo Mometario Intermacional (FMI), Kristalina Georgieva, defendió en un artículo publicado en el diario británico Financial Times que unas “sólidas posiciones de capital y liquidez” son esenciales para proporcionar créditos, pero que es “necesario” retener las ganancias obtenidas para “reforzar” los colchones construidos por los bancos.

Según los cálculos de la institución con sede en Washington, los 30 bancos sistémicos más importantes a nivel mundial retribuyeron a sus accionistas  250,000 millones de dólares  en el 2019 entre dividendos y recompra de acciones. “Este año deberían retener sus ganancias para elevar el capital del sistema”, dijo Georgieva.

La directora gerente reconoció que esto tiene “implicaciones desagradables” para los accionistas, pero que ante una abrupta contracción económica como ésta, hay “sólidos argumentos” para fortalecer todavía más la base de capital de las entidades.

“Los intereses de los accionistas de los bancos están alineados con los de los supervisores y los clientes. Todas las partes interesadas se beneficiarán en último término si los bancos preservan el capital en lugar de pagar a los accionistas durante la pandemia”, subrayó Georgieva.

Por otro lado, el FMI está alentado por la voluntad de Argentina y de sus acreedores de continuar dialogando para alcanzar un acuerdo para reestructurar la deuda del país sudamericano, mencionó Gerry Rice, director de comunicaciones del FMI en una conferencia de prensa.

“No quiero especular aquí sobre el resultado de esas negociaciones (...) nos sentimos alentados por la voluntad de ambas partes de continuar las discusiones para llegar a un acuerdo”.

“Seguimos esperando que se pueda encontrar un acuerdo que prepare el escenario para un camino sostenible para la economía argentina en el futuro”, agregó.

El país sudamericano busca renegociar un programa firmado en el 2018 con el FMI por el cual recibió una línea de crédito por 57,000 millones de dólares.