El precio del gas licuado de petróleo (LP) ha crecido ininterrumpidamente de enero a abril de este 2017, lo que deriva en una inflación anual promedio de este combustible de 7.2%, nivel superior en 2 puntos porcentuales respecto del promedio de inflación general del periodo, equivalente a 5.5 por ciento.

De acuerdo con el Índice Nacional de Precios al Consumidor que elabora el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), el carburante pasó de tener una inflación anual de -7.5% en diciembre del 2016 a una positiva de 6.1% en enero, mes en el cual entró en vigor la libre importación del producto por parte de privados.

El incremento de precios se aceleraría a 8.5% en febrero y a 8.8% en marzo, para atenuarse a 5.6% el mes pasado; dichos incrementos reflejan un nulo efecto hasta el momento de la desregulación del sector, al que le han sido retirados los controles de precio y de importación, gracias a lo establecido en la reforma energética del 2013-2014.

El precio del gas LP se compone de los costos logísticos y márgenes de cada distribuidor, que se suman al precio de venta de primera mano que le otorga Petróleos Mexicanos (Pemex) a poco más de 65% de los distribuidores que todavía obtienen el combustible que produce o importa la empresa del Estado.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Energía, en México, tres cuartas partes de la población utilizan gas LP o gas natural como combustible doméstico, pero existen aún casi 30 millones de mexicanos que utilizan leña, carbón u otros combustibles primarios, lo cual impacta de manera negativa en el medio ambiente.

El año pasado, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) afirmó que el mercado de gas LP se encuentra concentrado regionalmente en un número reducido de distribuidores, lo cual explica que no se hubieran trasladado al consumidor final los ahorros logrados por una importación más barata de la molécula que decretó la Secretaría de Energía durante el segundo trimestre del 2016.

En Colima una empresa tiene 85% de participación en las ventas totales; en Baja California Sur otro 67%, y en Campeche una más concentra 90% , denunció Alejandra Palacios, presidenta de la Cofece.

[email protected]