La salida unilateral de Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) o (NAFTA por sus siglas en inglés) precipitaría en México una recesión ante la elevada dependencia comercial que tiene con su vecino del norte, advierte la calificadora Moodys´.

En un análisis, enfatiza que esta dependencia es la principal vulnerabilidad para México y agrega que la introducción de fuertes barreras comerciales podría provocar una recesión desde los sectores económicos más ligados al comercio con Estados Unidos y Canadá en el marco del acuerdo.

Según el análisis, que será presentado en México por el Analista soberano para el país, Jaime Reusche, en el escenario desfavorable de una contracción económica, se incrementaría el riesgo de activos para los bancos, al mismo tiempo que la volatilidad del mercado deprimiría el crecimiento y los retornos de las carteras de los administradores de activos y aseguradoras.

De acuerdo con ellos, las compañías que tienen cadenas de producción transfronterizas podrían mostrar resiliencia ante un final estresado del tratado. Y los principales fabricantes de autopartes en México como Nemak; Rassini Automotriz, que son los principales proveedores para los principales fabricantes automotrices de EU, “se mantendrían competitivos aún sin el NAFTA, especialmente si el peso experimenta un debilitamiento adicional.

Sin embargo, otras industrias como la de construcción, que tienen una mayor dependencia en el consumo y la actividad económica local, enfrentarían problemas más serios.