Las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias ( PASO ) han demostrado ser el mejor predictor de las elecciones intermedias en Argentina. Por eso, el mercado ha reaccionado con alzas históricas ante la inesperada derrota que sufrió este domingo el oficialismo liderado por Alberto Fernández.

"Juntos por el Cambio", el bloque de oposición al que respalda el exmandatario Mauricio Macri, le sacó casi diez puntos de ventaja al peronista "Frente de Todos", lo que según Diego Pereira , economista jefe de JP Morgan para el Cono Sur, muestra "un fuerte castigo al gobierno y una demanda de cambio".

"El votante mediano está exigiendo un marco de política económica diferente", plantea el analista, y dice que esto se traduce en una inflación más baja y la estabilidad cambiaria relacionada, de la mano de un entorno "favorable" para la inversión y, en consecuencia, la creación de empleos de calidad.

Según Pereira "la vieja receta de aumento de la recaudación de impuestos por inflación comienza a resultar políticamente costosa". Sugiere que en el mediano plazo -cuando se manifiesta el impacto más relevante de las PASO en la economía- el marco de políticas macro debería cumplir con las demandas de los votantes medios.

Similar es la postura de Alberto Ramos, economista jefe de Goldman Sachs para América Latina, quien advierte que los votantes "parecen haber rechazado la combinación de políticas actual, o al menos los resultados de la misma", que se ha traducido en inflación muy alta, crecimiento económico y salarial "en declive", en medio de "amplios controles y una represión financiera sofocante".

Explica que el mercado tendrá una visión positiva de los resultados de las PASO, ya que empleó la probabilidad de un cambio de administración en 2023, de la mano de controles y equilibrios más efectivos hasta entonces. Ramos alerta que en el corto plazo existe el riesgo de un "ligero cambio hacia políticas más heterodoxas, intervencionistas y populistas en un intento por reconstruir el apoyo político".

Euforia bursátil

La euforia con la que arrancaron los activos argentinos esta mañana, luego de la contundente derrota del Frente de Todos en las PASO, se moderó levemente con el correr de las horas, pero aun así el índice bursátil porteño cerró con un incremento de 5.5% medido en pesos.

Las acciones energéticas lideraron el alza, tanto en Buenos Aires como en New York, con ADR argentinos del sector subiendo hasta 17 por ciento. En algún momento del día, el Merval llegó a ubicarse en 83,923.24, pero no se sostuvo demasiado en ese nivel y cerró en 80,065.91 puntos.

Dentro del mercado, sin embargo, parece haber una coincidencia de que el resultado electoral debe ser tomado con cautela en lo que se refiere al potencial upside para los activos locales. Es que los analistas coinciden en que las subas se extenderán en el corto plazo, pero sugiere prudencia hacia adelante teniendo en cuenta que la frágil situación que atraviesa la economía argentina.

Uno de los que pone paños fríos a esta euforia es Santiago Abdala, director de Porfolio Personal Inversiones (PPI). "Las expectativas sobre la Argentina mejoraron mucho hoy, pero seguimos en terreno de gran fragilidad", recordó.

El presidente de Patente de Valores, Santiago López Alfaro, opinó: "Los activos argentinos se venían recuperando hace algunos meses, cuando se empezó a ver que la pandemia estaba algo más controlada. Lo mismo sucedió con los bonos. Esto es un empujón más para esa recuperación, pero falta mucho todavía: hay que ver qué sucede con las elecciones generales, el acuerdo con el FMI, el Presupuesto 2022".

Por otro lado, al mundo empresarial el resultado de las PASO 2021 no les genera un cambio de expectativas demasiado significativas, al menos en lo inmediato. Los hombres de negocios entienden que no ven vocación por parte del Gobierno para tratar ninguno de los grandes temas sobre los que se viene insistiendo desde hace ya tiempo, por lo que un resultado como el domingo no generaría un volantazo. "Sinceramente no veo por qué ahora sí debemos esperar que llegue algo de lo que venimos reclamando. El Gobierno desde hace tiempo mantiene una postura clara en cuanto varios temas", sostuvo Martín Cabrales, dueño de Café Cabrales y directivo de la Unión Industrial Argentina (UIA).

Del lado del campo -sin dudas uno de los sectores más enfrentados con el Gobierno- la postura es idéntica. El reclamo por la normalización de las exportaciones de carne ya lleva varios meses, y el agro no ve que algo de esto pueda cambiar, al menos en el corto plazo.

"Es un Gobierno que no tiene alternativas y va siempre para el mismo lado. No veo qué pueda variar ahora", apuntó Carlos Iannizzotto, titular de Coninagro.