Si bien la generación de ingresos propios de los estados aumentó de manera importante en los últimos años, ésta se encuentra por debajo de su potencial y de los recursos que la Federación les transfiere, los cuales representan la mayor parte de su riqueza.

De acuerdo con estimaciones del Instituto para el Desarrollo Técnico de las Haciendas Públicas (Indetec), los ingresos federales representaron 80.4% en el 2010 del capital total de las entidades federativas, mientras que el año pasado, 78.7 por ciento.

Javier Martínez Cisneros, investigador del Instituto, refiere que la dependencia presupuestal de los estados con la Federación va a la baja; sin embargo, han apreciado una alta dependencia, ya que los ingresos federales superaron a los propios en una proporción cercana de seis a uno en el 2010 y de 5.5 a uno en el 2011.

José Luis de la Cruz Gallegos, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey, comenta que si bien es patente el esfuerzo de las entidades por recaudar más, hay un trecho libre para incrementar los niveles recaudatorios en las entidades.

Indica que, principalmente, la actualización del catastro y el cobro efectivo del Predial, desde los municipios, son los rubros que pueden ser explotados para aumentar la captación. Recomendó aplicar también el impuesto de la Tenencia en todas las administraciones sin subsidios para mejorar las finanzas.

No obstante, advierte que la cooperación entre contribuyentes debe ser equitativa en responsabilidades entre empresas y personas físicas, acorde a los ingresos que cada uno percibe y los servicios públicos que utiliza.

PREVISIONES 2012

Martínez Cisneros destaca que, para el 2012, el panorama que se vislumbra es de continuidad con respecto a la tendencia presentada del 2010 al 2011, en cuanto al aumento recaudatorio local.

De seguir observando un fortalecimiento de las finanzas públicas, donde está de por medio la implementación de mejores herramientas que permitan a las entidades federativas tener una mejor recaudación de los ingresos acompañados de mejores prácticas en cuanto a la aplicación del gasto público, se tendrá como resultado finanzas públicas menos dependientes de otros ingresos que no sean los propios.

No es otra cosa que explotar potestades tributarias que ya tienen las entidades, finaliza.

[email protected]