La Reserva Federal sigue comprometida con usar todas las herramientas de las que dispone para ayudar a la economía estadounidense a recuperarse del golpe producido por la pandemia de Covid-19, dijo el presidente del banco central, Jerome Powell.

“Seguimos comprometidos a utilizar nuestras herramientas para hacer lo que podamos, durante el tiempo que sea necesario, para asegurar que la recuperación sea lo más sólida posible, y para limitar un daño duradero a la economía”, aseguró Powell.

Las declaraciones de Powell sobre una “marcada mejoría” en el panorama económico repiten en gran medida lo que dijo la semana pasada tras la última reunión de política monetaria de la Fed, donde el organismo prometió mantener las tasas de interés cercanas a cero hasta que la economía alcance el pleno empleo y la inflación se encamine a superar la meta de 2 por ciento.

“El sector inmobiliario se ha recuperado, el gasto de los consumidores ha repuntado con fuerza y aproximadamente la mitad de los 22 millones de puestos de trabajo perdidos en la crisis ya se llenaron”.

“Sin embargo, tanto el empleo como la actividad económica en general se mantienen muy por debajo de sus niveles anteriores a la pandemia, y el camino a seguir sigue siendo muy incierto”.

El discurso de Powell incluyó una actualización del programa de préstamos Main Street de la Fed, que ahora ha financiado o tiene en trámite 230 préstamos por un total de unos 2,000 millones de dólares.

“La demanda de préstamos Main Street puede aumentar con el tiempo si la pandemia continúa afectando la capacidad de las empresas y las organizaciones sin fines de lucro para acceder al crédito a través de los canales normales y cuando expiren otros programas de apoyo”, añadió.