Después de que gran parte de Europa viviera una burbuja inmobiliaria, el Banco Central de Europa (BCE) recabó datos sobre la estructura de la propiedad en los países que comparten el euro a través de una macroencuesta. Los resultados marcan una distinción entre países similar a la de su salud financiera.

El estudio va más allá de registrar cuántas familias residen en régimen de propiedad o prefieren el alquiler, y contempla rubros como el valor medio de esas viviendas, pagos pendientes por los hogares, relación entre el nivel de ingresos del hogar y los activos que posee, entre otras variables.

El dato que más destaca es del porcentaje de familias que dispone de una segunda vivienda, el cual es encabezado por naciones como España, donde 36.2% de los hogares cuenta con otra residencia, Grecia, con 37.9%, y Chipre, con 51.6 por ciento.

En el otro extremo del espectro, sólo 6.1% de los hogares holandeses, 13.4% de los austríacos y 15.3% de los eslovacos, disponen de una segunda propiedad. En Alemania la cifra es de 17.8% y en Francia, de 24.7 por ciento.

En contraste, en el rubro del volumen de familias que reside en régimen de arrendamiento destacan Alemania, con 55.8%; Austria, con 52.3%; Francia, con 44.7%, y Holanda, con 42.9 por ciento.

En general, el BCE concluye que 60.1% de los hogares en la zona euro reside en una vivienda de su propiedad, mientras que 39.9% lo hace de alquiler. España, con casi 83%, es el segundo país con más proporción de propietarios, con casi 90 por ciento. Las cifras no son recientes, pues no todos los países disponen de estadísticas.