La factura electrónica ha sido una herramienta fuerte para la fiscalización que realiza el Servicio de Administración Tributaria (SAT), sobre todo para detectar y combatir la evasión fiscal por medio de operaciones simuladas, afirmó Alejandro Juárez, socio de Auditoría en Deloitte México.

De acuerdo con cifras del SAT, de mediados del 2015 a la fecha, la evasión fiscal mediante el esquema de la simulación de operaciones comerciales creció 229%, al pasar de 90,720 millones de pesos a más de 298,000 millones pesos.

Juárez comentó que si bien hay quienes interpretan estas cifras como una clara falla de la factura electrónica, al señalar que sus candados no han logrado frenar la evasión fiscal, las cifras en realidad demuestran lo contrario .

Al respecto, argumentó que, si bien el crecimiento en operaciones simuladas significa un aumento de este problema, también demuestra que hay una mayor capacidad de la autoridad fiscal para detectar dicho delito.

Que exista un mayor porcentaje de operaciones comerciales simuladas de las que la autoridad tiene noción demuestra que, actualmente, se cuenta con un mayor rango de información que permite detectar cada vez más operaciones de este tipo y combatirlas , afirmó.

Durante el 2014, el 2015 y mediados del 2016 en promedio se agregaban a la lista 37 contribuyentes al mes, pero después de que se diera a conocer el caso del fraude fiscal del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, por medio de operaciones simuladas , entre julio y diciembre del 2016 el promedio mensual creció a 238.

En lo que va del año el promedio mensual se incrementó a 464 nuevos cada mes.

Alejandro Juárez comentó que estos resultados hacen pensar que los procesos de inteligencia por parte de la autoridad para detectar contribuyentes que simulan operaciones se están mejorando día a día, y todo ello originado por el gran volumen de información contenida en los Comprobantes Fiscales Digitales por Internet.

Otro punto importante es que sólo 34 de los 3,459 contribuyentes detectados al 15 de febrero del 2017 del total de presuntos simuladores han logrado desvirtuar la simulación de operaciones, es decir, 99% de contribuyentes que el SAT detecta como simuladores en realidad sí lo son y sólo es cuestión de tiempo para que caigan en la lista de definitivos.

Cabe destacar que una vez que el SAT detecta inconsistencias por las cuáles puede sospechar de operaciones simuladas comienza actos de fiscalización profundos en los que analiza la información fiscal del contribuyente y con base en ella desvirtúa o hace definitiva la publicación de RFC en la lista de operaciones simuladas.

Se trata de una cacería en forma de red, pues al ser detectada una empresa que tenga operaciones simuladas con otra, se investigarán sus demás operaciones con el propósito de cobrar el monto real de impuestos, lo que permite incrementar la recaudación, e incluso tomar medidas penales cuando el caso lo amerite , comentó.

No obstante, el principal problema señalado sobre los actos de fiscalización, radica en que pudieran ser muy rigurosos pues de acuerdo con la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente, el SAT está pidiendo a los contribuyentes que acrediten la materialidad de las operaciones, situación que sería normal de no ser porque el cuestionario que aplica es demasiado concreto.