El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) ponen a disposición de sus países miembro, particularmente los de menores ingresos, 62,000 millones de dólares en ayudas y desembolsos rápidos para enfrentar los retos de la enfermedad por el coronavirus.

En una conferencia conjunta entre la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, y el presidente del Banco Mundial, David Malpass, explicaron que la intención es garantizar la liquidez necesaria para las primeras respuestas que puedan limitar una mayor propagación, y amortiguar el impacto económico del brote.

La directora gerente puso a disposición de los países miembro hasta 50,000 millones de dólares para ayudar a enfrentar los desafíos impuestos por la propagación del coronavirus.

Serán desembolsos rápidos, no estarán sujetos a condicionalidad alguna, lo que exime al virtual deudor de cumplir con requisitos macroeconómicos y financieros de estricta supervisión, y están perfilados para ayudar en una primera línea a los países de ingresos bajos y de ingreso medio bajo.

De la mano de esta medida, el Banco Mundial dijo que está en capacidad de otorgar 12,000 millones de dólares en apoyos financieros para apuntalar la respuesta económica y sanitaria de los miembros ante el Covid-19.

“El financiamiento tiene como objetivo ayudar a los países miembro a tomar medidas efectivas y cuando sea posible, reducir los trágicos impactos que representa la enfermedad por coronavirus”, precisó David Malpass.

El funcionario aseveró que este paquete de ayuda estará etiquetado para fortalecer los sistemas de salud que incluyen: ampliar el acceso a los servicios sanitarios, mejorar la vigilancia de las enfermedades, impulsar medidas de salud pública y trabajar con el sector privado, con fondos aportados por la Asociación Internacional de Fomento, el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento y la Corporación Financiera Internacional.

Apuntalar lo macro

La funcionaria del FMI detalló que una quinta parte de los recursos del FMI a disposición, unos 10,000 millones de dólares, estará disponible a tasa de interés cero para los miembros más pobres de los 189 socios.

El apoyo estará dirigido para que los miembros cuenten con la liquidez para responder a los retos de salud, proteger a la gente y favorecer que se limite la velocidad del contagio.

En una segunda prioridad, están las acciones macrofinancieras que serán requeridas en las que su cartera de expertos podrá apoyar para tratar de suavizar el impacto económico. La intención es mantener viva la certidumbre de los mercados e inversionistas.

PIB será menor al del 2019

La directora gerente del FMI se mantiene renuente a fijar en números el impacto económico que tendrá el brote del coronavirus en China y su propagación.

Asegura que, en cualquier escenario, las proyecciones de crecimiento para este año serán inferiores al registro del 2019, que fue de 2.9 % y claramente no se logrará el pronóstico de 3.3 por ciento.

Sostuvo que el sistema financiero mundial cuenta con solidez, carece de elementos específicos para proyectar el tiempo de duración y el impacto de la epidemia en otras partes del planeta.

Sobre el recorte sorpresivo de la tasa de interés en Estados Unidos, de 50 puntos base, Georgieva dijo que las autoridades monetarias mantienen una estrecha colaboración y comunicación, y que harán lo que esté a su alcance para amortiguar los choques.

[email protected]