El Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo el jueves que tiene una serie de preocupaciones económicas y legales respecto de la decisión de El Salvador de hacer del bitcoin una moneda legal paralela.

El Salvador se ha convertido en el primer país del mundo en adoptar la criptomoneda bitcoin como una de curso legal, y el presidente Nayib Bukele ha promovido su uso por su potencial para ayudar a los salvadoreños que viven en el extranjero a enviar remesas a casa.

"La adopción del bitcoin como moneda de curso legal plantea una serie de cuestiones macroeconómicas, financieras y legales que requieren un análisis muy cuidadoso", dijo Gerry Rice, portavoz del FMI, durante una rueda de prensa.

"Estamos siguiendo de cerca los acontecimientos y continuaremos nuestras consultas con las autoridades", añadió.

Rice dijo que el Fondo se reunirá más tarde el jueves con Bukele para discutir la ley de bitcoin. El Salvador está en conversaciones con el FMI para un programa de casi 1,000 millones de dólares.

La ley de El Salvador significa que el bitcoin estará en igualdad de condiciones con el dólar, que se convirtió en su moneda oficial hace 20 años.