Lo último que necesita ahora el mercado es un nuevo factor de incertidumbre que venga de Estados Unidos y su discusión periódica sobre el presupuesto federal, aseveró el vocero del Fondo Monetario Internacional (FMI), Gerry Rice.

En la conferencia de prensa quincenal, transmitida en línea, puso de relieve que prolongar el debate sobre la viabilidad financiera del gobierno de EU motivaría un nuevo shock de confianza.

Y sugirió que para reducir la incertidumbre, se eleve el límite de deuda de manera rápida y duradera.

Este viernes expira la prórroga alcanzada en octubre por el Congreso de EU sobre el techo de endeudamiento, por lo que el Tesoro de aquel país ya informó que sin un acuerdo que facilite una nueva emisión de deuda, no se podrá evitar la suspensión de pagos.

Destacó que ahora mismo, la economía de Estados Unidos tiene muchos indicadores a favor, como son el fortalecimiento de su PIB y el reciente acuerdo presupuestario. Sin embargo, evidenció que también hay signos de debilidad en el empleo.

COORDINACIÓN MONETARIA

Tal como lo hizo la directora gerente, Christine Lagarde, desde el lunes, Rice hizo un nuevo llamado a los bancos centrales de economías avanzadas a escalar de nuevo hacia una mayor coordinación de política monetaria.

En este mundo cada vez más interconectado, las acciones de un país obviamente tienen impactos y consecuencias para otros , explicó.

Comentó que no basta con que la Reserva Federal cumpla con la recomendación de comunicar de manera transparente el rumbo de su política monetaria para garantizar tranquilidad a los inversionistas.

También se requiere una nueva coordinación de políticas monetarias mundiales, dijo.

RIESGO DE RETORNO

El lunes pasado, en Londres, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, hizo un llamado a una mayor colaboración entre los bancos centrales, para limitar la transmisión de desequilibrios en el sistema financiero mundial.

En un discurso preparado para la Lectura Richard Dimbleby, en Londres, la funcionaria evidenció que hay una responsabilidad colectiva para los actores económicos relacionada con la alta conexión financiera mundial.

Advirtió que los canales financieros que han traído convergencia tras la Gran Recesión pueden traer de nuevo el contagio.

Y comentó que la turbulencia del mercado registrada en los últimos días nos recuerda que la crisis financiera que comenzó hace seis años todavía está con nosotros . El 30 de enero, la Bolsa de Tokio cayó 3%, a partir de la volatilidad en países emergentes.

Si no administramos bien la integración financiera, podríamos tener crisis más frecuentes y mucho más peligrosas , observó Lagarde.