El Fondo Monetario Internacional (FMI) elevó su pronóstico de crecimiento para la economía mexicana a 5% en el 2021, pero matizó que el impulso será insostenible para el próximo lustro.

El pronóstico revisado para el PIB de este año incorpora el impacto positivo de la demanda externa, guiado por el mejor desempeño de Estados Unidos así como el efecto económico de tener aseguradas “suficientes vacunas para cubrir a la población”.

La tasa ajustada del PIB para México, contenida en el capítulo 2 del Panorama Económico Mundial (WEO, por su sigla en inglés) del FMI, se encuentra arriba del pronóstico que tenía el organismo en enero, cuando previó que podría registrarse un avance de 4.3 por ciento.

Este es el pronóstico más cercano a la expectativa revisada del gobierno, contenida en los Precriterios Generales de Política Económica que corresponde a 5.3 por ciento.

En el lanzamiento del informe desde Washington, la consejera económica y directora de Investigación Económica en el FMI, Gita Gopinath, subrayó que en México se está presentando una recuperación en dos velocidades, por un lado impulsada por las exportaciones y por el otro, con una demanda interna moderada.

La economista del FMI sostuvo que la demanda interna mantiene un suave desempeño que no ha logrado reponerse de la “profunda contracción económica del 2020”. Advirtió que este año estamos viendo un rebote en la actividad económica de la caída profunda que tuvo la demanda externa e interna.

El factor vacuna

Sostuvo que México y Canadá serán los grandes beneficiados del paquete de estímulo fiscal aprobado en Estados Unidos y en consecuencia confió se presentará una recuperación más rápida de México para el segundo trimestre del año, impulsada también por la vacunación.

La consejera económica del Fondo reconoció que el despliegue de vacunas en el país “ha sido un poco lento” pero su expectativa es que acelere cuando aumente la oferta disponible de dosis.

Matizó que aún con esta corrección al alza en el pronóstico para México, será el rumbo de la pandemia el que seguirá marcando la ruta de la recuperación económica.

“Hoy no estamos fuera de peligro en México ni en el resto del mundo (…) de ahí la importancia de mantener el apoyo público a los hogares y empresas”, aclaró.

La fuerza externa

El FMI proyecta que el registro del PIB mexicano para el 2022 quedará en 3% y previeron que seguirá atenuándose el desempeño de la economía para llegar al 2026 con una tasa de crecimiento de 2 por ciento.

Las proyecciones de largo plazo para la economía mexicana fueron ubicadas debajo del crecimiento promedio que tuvo la economía mexicana entre el 2003 y el 2012, que según el mismo FMI fue de 2.2 por ciento.

En el documento subrayaron que “el panorama de largo plazo para las economías dependerá de la ruta que seguirá la pandemia”. Este será también el caso para México, dijo Gopinath.

La consejera económica resaltó que el avance esperado para México contrasta con la profunda caída de 8.2% que registró el PIB en el año de la pandemia.

La conferencia para lanzar el documento insignia del FMI, forma parte  de los trabajos preparatorios a las Reuniones de Primavera del FMI y el BM, que por segundo año consecutivo se desarrollarán en línea para limitar el riesgo de contagio por el Covid-19.

Los encuentros de los 199 países miembros, como México se realizarán tal como sucedió en abril y octubre del año pasado, de forma remota y arrancarán formalmente esta mañana de miércoles.

ymorales@eleconomista.com.mx