El Tesoro español colocó 3,479 millones de euros con un objetivo máximo establecido de 3,500 millones para poder continuar con su proceso de financiamiento.

A pesar de que el resultado de la subasta fue exitoso, el Tesoro se vio nuevamente obligado a retribuir su papel a tasas más altas que en subastas anteriores, en medio de dudas de los mercados sobre la solvencia de la economía española.

La incertidumbre que ha generado la debilidad de la economía y sus finanzas han conducido a una fuerte escalada del diferencial de la deuda española frente a la alemana, que ha tocado niveles máximos en las últimas semanas desde la aparición del euro.

No obstante, estrategas de Citigroup indicaron que la subasta tuvo un buen resultado tanto por niveles de rentabilidades, como por volúmenes

El buen recibimiento permitió que el euro subiera a máximos de tres semanas frente al dólar, aunado a que débiles datos económicos de Estados Unidos golpearon al dólar.

De esta manera, la divisa única europea cerró en 1.2392 dólares, una ganancia diaria de 0.66 por ciento.

La venta de bonos españoles a 10 años obtuvo una buena demanda y dio nuevas oportunidades para que los operadores compraran euros.

Durante la jornada, la moneda superó la marca de 1.24 dólares por primera vez desde fines de mayo, ayudada por órdenes automáticas de compras y por una cobertura de posiciones cortas.

Pero perdió algo de fuerza debido a las preocupaciones por las pruebas de tensión a los bancos europeos, que la Unión Europea acordó publicar en julio.

El euro ha recuperado más de 5 centavos desde su mínimo de cuatro años del 7 de junio de 1.1876 dólares, pero aún acumula una baja de 13% en lo que va del año.