Para el cierre de este año y a pesar de los escenarios de incertidumbre que se tienen en el país y en el exterior, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) proyecta un buen cierre de ingresos presupuestarios, especialmente en los que se obtienen de la venta petrolera, indicó Miguel Messmacher Linartas, subsecretario de la dependencia.

“De mantenerse los parámetros como están (en los Criterios Generales de Política Económica) podríamos observar ingresos petroleros excedentes por primera vez en mucho tiempo, pero todavía es temprano en el año para tener un monto preciso de predicción”, dijo en entrevista desde las oficinas del Banco Mundial.

Aseguró que perciben una buena evolución de los ingresos petroleros por el incremento de los precios del crudo a nivel mundial, lo cual significaría mayores recursos para el país.

“De mantenerse la tendencia (alza en los precios del crudo) todo apunta a que lejos de tener un faltante en ingresos, tendremos un buen año en ingresos, incluyendo el lado en los petroleros porque los tributarios han ido evolucionando de buena manera”.

Comentó que si se llegaran a materializar los excedentes por ingresos petroleros, los recursos se podrían destinar a los Fondos de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios, los cuales representan casi 1% del Producto Interno Bruto (PIB).

Messmacher expresó que estos recursos serán “un buen colchón” por si en el futuro se presenta una situación en la que el gobierno necesite de mayores ingresos.

Durante el segundo semestre del año pasado el precio del petróleo comenzó a recuperarse, lo que permitió que al cierre del 2017 el gobierno federal obtuviera 50,000 millones de pesos.

Expertos coinciden en que los ingresos excedentes no se deberán a una mayor producción petrolera.

“En el 2010 teníamos una producción de 2.577 millones de barriles diarios y en el 2017 cerramos en 1.948 millones de barriles diarios, es decir, estamos produciendo 24% menos de lo que hacíamos hace siete años. Dudo que se incremente en este año”, expuso Ramsés Pech, analista y consultor del sector energético.

El escenario más alto del precio de la mezcla es de 52.85 dólares el barril y el más bajo de 52.21 dólares, el precio promedio aprobado en el Paquete Económico del 2018, es de 48.5 dólares.

IEPS A GASOLINA dejará menos

Alejandro Limón, experto del sector energético del Centro de Investigación Económica Presupuestaria, agregó que si bien habrá mayores ingresos petroleros, también se tendrán menores ingresos por el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios que se cobra en la gasolina y el diesel.

“Esto se deberá al estímulo fiscal que el gobierno está dando a los precios de la gasolina. Es decir, el gobierno deja de recaudar este dinero para evitar que se tenga un fuerte impacto en el precio final de los combustibles por la volatilidad que se tenga tanto en el precio internacional de la gasolina como en el tipo de cambio”.

Detalló que al subir el precio de la mezcla mexicana, también sube el precio de los combustibles, y como tal, el estímulo fiscal que se le aplica a la gasolina será mayor y por tanto habrá menores ingresos por IEPS  a combustibles.

Los especialistas coincidieron en que la producción petrolera por parte de Pemex tardará en aumentar, lo que también significará un beneficio tardío para las finanzas públicas.

“La Secretaría de Energía espera producir 3.02 millones de barriles diarios en el 2031, en este sentido Pemex va a pasar de una producción de 1.948 millones de barriles diarios a 2.2 millones, es decir, sólo crecerá en 10,000 barriles, con lo que no van a aumentar más los recursos que entrega al gobierno en 10 años”, expuso Pech.