España se mantiene en contacto con países de la zona euro para negociar sobre las condiciones de un eventual rescate, que se centraría en la reducción de los elevados valores de financiamiento del país y que no sería solicitado hasta septiembre.

Aún no hay una cifra concreta para el posible rescate, se espera que el Banco Central Europeo dé a conocer el próximo 6 de septiembre las medidas concretas.

En un primer momento, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, rechazó la petición de rescate. Sin embargo, su discurso cambió hasta indicar que estudiarán las medidas que anuncie el BCE en septiembre y que será entonces cuando el gobierno adopte una decisión.

Hace unos meses, el gobierno español anunció una batería de medidas para realizar un ajuste presupuestario en los dos próximos años y medio de 65,000 millones de euros, con el fin de alcanzar las metas de reducción del déficit público, entre las que se encuentran un alza del IVA, la eliminación de la desgravación de vivienda, recorte de las condiciones laborales de los empleados públicos y la liberalización y privatización de servicios públicos. Han habido múltiples manifestaciones en contra de las medidas tomadas por el gobierno. La situación de España se tornó drástica en algunas provincias.