Se podría perder una oportunidad importante de monitoreo para detectar el lavado de dinero al restringir la apertura de cuentas bancaria simplificadas, además de que iría en contra de la inclusión financiera, advirtieron autoridades financieras.

El titular de la Unidad de Banca y Ahorro de la Secretaría de Hacienda, Juan Manuel Valle, y el presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Guillermo Babatz, coincidieron en que se puede cerrar la puerta a la inclusión financiera si se exige demasiada regulación antilavado a este tipo de productos.

Existe una percepción errónea al no dejar que se abran cuentas cuando lo importante es vigilarlas por medio de reportes de operaciones preocupantes para combatir ese ilícito, consideró Babatz.

Durante la presentación del libro Las Finanzas de los Pobres, afirmó: Los bancos tienen que monitorearlas , lo que permite un equilibrio más razonable con el objetivo de inclusión financiera.

Por otra parte, Juan Manuel Valle, refirió que precisamente el tema del blanqueo de activos en este sentido fue una discusión muy delicada con el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI).

Si queremos darle servicios financieros formales a toda la población tenemos que estar dispuestos a jugar de manera no ortodoxa, a ser innovadores a la hora de diseñar productos que sean atractivos para la población , comentó en una entrevista posterior.

MODELOS DE RIESGO

Al cuestionarle sobre el grado de cumplimiento con el organismo internacional, destacó que ningún país cumple totalmente con todas las recomendaciones por la naturaleza y características de sus sistemas financieros. Comentó que con el GAFI se ha venido discutiendo lo que se conoce como risk based approach, que es la aproximación a los modelos de riesgo.

Son los que te permiten ser flexible en cuanto a los requisitos, siempre y cuando se le dé un buen seguimiento al nivel de riesgo en ese tipo de operaciones , explicó.

Y la parte de inclusión financiera tiene cabida perfecta en las nuevas recomendaciones del GAFI con este modelo de riesgo que se aplica a las cuentas simplificadas que permiten depósitos mensuales de 13,000 pesos con tan sólo proporcionar datos como la CURP y que están siendo reconocidas por otros países, dijo.

La información que se pide para abrir una cuenta simplificada en un banco se cruza con otras bases de datos para cotejarla y ahí se puede detectar algún riesgo. Incluso mencionó que el GAFI emitió un guidence paper financial inclusion, que pone como ejemplo las cuentas simplificadas en México.

Ningún país lo había hecho, entonces ahora si nos están volteando a ver y nos preguntan cómo le hicieron y quieren aprender . Con ello, afirmó el funcionario, podremos seguir cumpliendo mejor con el GAFI en la nueva evaluación que nos haga.

leonor.flores@eleconomista.mx