En el primer mes del año la mayoría de las dependencias del gobierno federal redujo de manera significativa su gasto como parte del plan de austeridad que se busca implementar ante la complicada situación que enfrenta el país por los posibles cambios en la política fiscal de Estados Unidos.

De acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en enero los ramos administrativos del gobierno federal registraron un gasto por 69,251 millones de pesos, lo que significó una reducción de 23.3%, en términos reales y respecto del 2016.

Este gasto absorbió 27% de los ingresos que obtuvo el gobierno federal por el cobro de impuestos, que en enero fueron por 257,036 millones de pesos, un incremento de 0.3% respecto de lo que se registró en el 2016.

Las entidades no sectorizadas, como la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon), Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), Agencia de Noticias del Estado Mexicano (Notimex) y la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), registraron la mayor reducción del gasto en 70.1%, con un total de 191 millones de pesos.

Destaca el hecho de que la Secretaría de Relaciones Exteriores, la cual está buscando acuerdo con el país vecino sobre posibles cambios en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, registró una reducción anual en su gasto de 31.6% al sumar 690 millones de pesos.

En la misma situación se encuentra la Secretaría de Economía, que también ha participado en los procesos de diálogo con Estados Unidos; tuvo una disminución de gasto de 24.1%, respecto de enero del 2016, con un total de 217 millones de pesos.

En la Secretaría de Salud se observó una reducción de 44.2%, con lo que su gasto fue por 5,011 millones de pesos; mientras que en la Secretaría de Educación Pública se observó una reducción de 11.5% con un total de 27,649 millones de pesos.

Es preocupante que se esté reduciendo el gasto en estos sectores, pues no se tiene claro en qué parte se disminuyó y con qué sentido , dijo Leticia Armenta, economista del Tecnológico de Monterrey.

Indicó que estas dependencias absorben una parte importante del Presupuesto de Egresos de la Federación y dejan muy poco espacio para que el gobierno pueda priorizar las actividades de otras instituciones, como las que se encargan del comercio internacional.

Agregó que el gobierno federal debe priorizar su gasto en aquellas dependencias que generan productividad y competitividad en el país, como es el caso de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, la cual tuvo una reducción de 49.7%, respecto a enero del 2015 con un total de 2,599 millones de pesos.

En energía no hay austeridad

En contraste, las dependencias que se relacionan con el sector energético se olvidaron del plan de austeridad y registraron significativos incrementos en sus gastos. Tal es el caso de la Comisión Reguladora de Energía -encargada de establecer y publicar los precios de la gasolina y el diesel en cada uno de los estados y municipios del país-, que incrementó su gasto en 69.5 por ciento.

Lo mismo sucede con la Comisión Nacional de Hidrocarburos, que registró un aumento en su gasto de 86.7%, con un total de 191.2 millones de pesos. La Secretaría de Energía sólo registró una reducción de 23.4%, con un total de 2,624 millones de pesos.

Con respecto a los ramos generales, se observó que el gasto del ramo 23 de Provisiones Salariales y Económicas -mejor conocido como la caja negra del presupuesto- registró una reducción de 55.9 por ciento.