El opaco crecimiento económico estadounidense de las últimas semanas hizo que muchas empresas revisen proyecciones y ahora esperen un debilitamiento de la actividad, indicó el miércoles la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos.

El documento sostiene que la economía creció a un ritmo leve desde inicios de septiembre, lo cual tendría su origen en que la actividad comercial fue diferente en todo el país, aunque el gasto de los hogares fue sólido, sobre todo en el sector automotriz.

“La economía de Estados Unidos se expande a un ritmo de leve a modesto, mientras la actividad de las empresas varió en todo el país”, señaló la Fed en su informe, conocido como Libro Beige.

“La mayoría de las compañías contactadas esperan crecer pero muchas rebajaron sus expectativas para los próximos seis a 12 a meses”, agregó.

Gran parte de los economistas no esperan una recesión en el 2020, pero varios modelos de pronósticos indican que el riesgo está creciendo.

Las penurias de los sectores manufacturero y agrícola no se han atenuado, aun cuando el gasto de los hogares permanece “sólido”, según el informe, que se basa en una encuesta entre agentes económicos de todo Estados Unidos.

El Libro Beige detectó que en los estados del sur y el oeste se percibe un mejor ánimo. En cambio, en el medio oeste y en los 10 estados de las Grandes Llanuras, bastiones electorales del presidente Donald Trump, hay pesimismo.

Hay escasez de mano de obra

Si bien la economía estadounidense acumula 11 años consecutivos de crecimiento y la tasa de desempleo es la menor en medio siglo, miembros de la Fed dijeron en recientes reuniones estar “más preocupados” por crecientes riesgos.

Mientras la economía mundial se frena, miembros de la Fed ilustraron sobre los efectos de la guerra comercial desatada por Trump: compañías temerosas, inseguras por los mercados y los precios, pararon sus inversiones y podrían reducir en breve la contratación de trabajadores, lo que provocaría a su vez una disminución del gasto y el crecimiento.

Algunos distritos informaron de que las empresas manufactureras estaban reduciendo sus plantillas por la falta de nuevos pedidos, en línea con los datos aportados en las últimas semanas por sucesivos informes del índice de gerentes de compras (PMI). 

Sin embargo, otras empresas optaron por reducir la jornada de sus trabajadores, ya que les preocupaba tener falta de personal a largo plazo.

Según el Libro Beige, para muchos empleadores la principal barrera para contratar es la escasez de mano de obra disponible y calificada.

Una importante firma de empleo de Nueva York indicó que “casi todos los candidatos a un trabajo, simplemente cambian un empleo por otro”, dice el informe. En la región de Filadelfia es “aguda” la dificultad para llenar vacantes, se indica.

En la región de Boston “se ampliaron las señales de desacelaración”, mientras que en la de Nueva York el crecimiento se atenuó hasta “apagarse”. En cambio, en las regiones de Chicago y St. Louis las condiciones mejoraron.

erp