La moneda china, el renimbi (RMB), cumple con los requisitos para ser una divisa de libre uso, concluyen el equipo técnico del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la directora gerente, Christine Lagarde.

No obstante, la decisión que permitirá incluirla en la cesta de divisas que funciona como referencia para las operaciones financieras del organismo es exclusiva del Directorio Ejecutivo, explicó la funcionaria.

En un comunicado, la directora Lagarde avisó que presidirá una reunión del directorio el próximo 30 de noviembre, para examinar la cuestión de incluir al RMB en la cesta de los derechos especiales de giro (DEG), que son el activo referencial de los financiamientos que otorga el Fondo.

Las divisas que desde hace más de 10 años han sido la referencia para dar valor a los DEG son el dólar estadounidense, el yen japonés, el euro y la libra esterlina.

Esta revisión de la composición de la cesta de divisas se realiza cada cinco años y la correspondiente al lustro anterior arrojó una negativa a la participación del RMB, conocido también como yuan, pues no cumplía con el requisito de ser una moneda de libre uso internacional .

El libre uso está descrito en el Convenio Constitutivo del FMI y significa que las monedas referencia de la cesta de divisas que origina el valor del DEG deben ser utilizadas para realizar pagos por transacciones internacionales en los principales mercados de divisas.

De acuerdo con Alicia García Herrero, investigadora del think tank europeo Bruegel, los únicos centros financieros donde el RMB es convertible por otras monedas y donde se cotizan derivados financieros emitidos en esa moneda son Londres, Hong Kong y Singapur.

EU, el que definirá

El Directorio Ejecutivo está integrado por 24 representantes de los 188 países miembros del Fondo, que están agrupados en función del peso o aportación que tienen sus economías a la producción mundial.

El voto es reflejo exacto del peso económico de los países, así que para ser sólo 24 representantes de los 188 miembros, el valor de cada voto es fragmentado en grupos y sólo siete países tienen derecho de sufragar de manera independiente sin consensuar la decisión con otros.

Los países con voto único son Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, China, Arabia Saudita y Rusia.

Los demás miembros, como México, están agrupados en otras 16 sillas y su voto tiene que ir consensuado con representantes de otras latitudes.

Pero incluso los votos de estos países que sí tienen el poder de decidir individualmente en el seno del Directorio Ejecutivo, tienen un peso diferente.

Estados Unidos, con 16.7% del poder de voto, cuenta con el dominio sobre cualquier decisión al interior del Fondo. Japón tiene 6.23% del poder de voto; Alemania, 5.81% del poder de voto; Francia y Reino Unidos tiene exactamente el mismo valor, de 4.29 por ciento.

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, explicó hace un par de semanas que los demás países de la membresía del Fondo estarían atentos sobre los documentos que se produzcan para motivar la discusión y asumir la decisión misma del Directorio.

Pero la decisión será exclusiva del Directorio Ejecutivo , aseguró.

Tal como lo explicó el mismo staff de expertos del Fondo desde agosto, una vez tomada la decisión de integrar al RMB a la cesta de divisas referenciales del DEG, tendrán que pasar 10 meses para que los bancos centrales realicen los ajustes necesarios para realizar las asignaciones correspondientes de sus reservas en la divisa china.

[email protected]