El Banco Popular de China (BPC) ha rebajado por primera vez en más de cuatro años las tasas de interés de una de sus principales herramientas de inyección de liquidez a corto plazo, los acuerdos de recompra inversa, también conocidos como repos.

Mediante este instrumento, por el que se venden valores condicionados a un acuerdo para recomprarlos en una fecha posterior, el ente emisor inyectó 180,000 millones de yuanes (25,674 millones de dólares) con una tasa de interés de 2.50% a siete días, 5 puntos base inferior a la que venía usando anteriormente, de 2.55 por ciento.

La consultoría Capital Economics asegura que este movimiento, que reducirá la tasa que cobra a los bancos que necesitan liquidez a corto plazo, tiene como objetivo rebajar las tasas de los préstamos entre bancos y hacer que éstos se muestren menos reticentes a recortar los porcentajes que cobran por sus créditos.

El BPC no añadió explicación alguna a la decisión, que se suma al recorte de la tasa de interés de otra importante herramienta de préstamos a bancos, los servicios de préstamos a mediano plazo (MLF, por su sigla en inglés), por primera vez desde el 2016.

El pasado 5 de noviembre, la institución recortó, también en 5 puntos base —de 3.3 a 3.25%—, los intereses del MLF en una inyección de 400,000 millones de yuanes (56,936 millones de dólares) en el sistema financiero con vencimiento de un año.

El portal de noticias económicas Yicai recuerda que el pasado sábado el BPC emitió un informe trimestral en el que aseguró seguir decidido a mantener una “política monetaria prudente”, aunque se reservó la opción de hacer “pequeños ajustes” en base al crecimiento económico y los precios para prevenir “una divergencia en las expectativas de inflación”.

Estas rebajas, para el analista de Capital Economics Julian Evans-Pritchard, son mínimas, pero muestran que el banco central está “empezando a ser más proactivo para rebajar los costos de la financiación”.

De hecho, de cara al futuro, este experto predice que, debido a la continuada ralentización del crecimiento económico, se seguirán viendo rebajas en los repos y en el MLF durante el próximo año, para tratar de impulsar el crédito.