El Servicio de Administración Tributaria (SAT) pondrá “más candados” a las donatarias autorizadas el próximo año, de acuerdo con las modificaciones que se proponen en la Miscelánea Fiscal, indicaron analistas.

“En el tema de las donatarias autorizadas sí se están poniendo muchos candados, para que sean menos donatarias o llevar un mejor control de éstas y, que las que estén, sean con fines benéficos y cumplan con los requisitos ante la autoridad. Esta propuesta sí está atacando de manera relevante el tema de las donatarias”, indicó Ariana Martínez, integrante del Colegio de Contadores Públicos de México.

Agregó que, con las propuestas, no sólo se busca tener un mayor control de las donatarias, sino también fiscalizar de mejor manera el destino de los recursos que obtienen a través de donativos, sobre todo en aquellos casos de donatarias que pierden su autorización para operar.

Por su parte, Karla Ortiz Macías, coordinadora del Comité de Derecho Fiscal de la Asociación Nacional de Abogados de Empresas (Anade), indicó que estos controles podrían ser restrictivos ya que actualmente las donatarias tienen que cumplir con diferentes requisitos ante la autoridad por ser una de las actividades vulnerables en temas de lavado de dinero.

“Se les está restringiendo a las donatarias con estas modificaciones. Es un poco excesivo y, actualmente, ya están bien reguladas. Los controles y herramientas que ya tiene el SAT son suficientes para detectar alguna práctica indebida en estas asociaciones”, añadió.

De acuerdo con el Directorio de Donatarias Autorizadas por el SAT, en el país operan 14,287 organizaciones civiles y fideicomisos que tienen autorización para recibir donativos, en donde la Ciudad de México es la entidad que cuenta con un mayor número de donatarias, con un total de 4,206.

Los cambios

Una de las propuestas tiene que ver con limitar los ingresos que obtienen las donatarias que no están relacionadas con su objeto social por el cual fueron autorizadas ya que, de acuerdo con el Reporte de Donatarias Autorizadas 2019, 66% de los ingresos provinieron por conceptos no relacionados al objeto.

“La mayor parte de los ingresos que las donatarias autorizadas obtienen no están relacionados con el objeto por el cual obtuvieron su autorización, siendo que conforme al último párrafo del artículo 80 de la Ley del ISR sólo pueden obtener ingresos por actividades distintas a los fines para los que fueron autorizados para recibir dichos donativos siempre que éstos no excedan del 10% de sus ingresos totales”, refiere la propuesta.

Por ello se busca que, en caso de que alguna donataria obtenga más de 50% de sus ingresos por actividades no relacionadas con su objeto social, pierdan su autorización.

Otras modificaciones que se proponen son la eliminación de los programas escuela empresa para recibir donativos ya que, en 23 años que ha estado vigente esta modalidad, sólo un programa obtuvo la autorización para recibir donativos, la cual fue revocada en el 2019 por no contar con el documento idóneo para acreditar sus actividades; también se propone un mayor control en el destino de recursos de las donatarias cuya autorización fue revocada, los cuales sólo se podrán usar para otra asociación.

ana.martinez@eleconomista.mx