Nueva Delhi.- La tasa de crecimiento económico de India podría caer bajo el 7% en este año fiscal, en lo que sería el menor ritmo desde la crisis financiera global del 2008, afectado por la lucha del banco central contra la inflación y un estancamiento político.

El Gobierno pronosticó un crecimiento del 6.9% para el año fiscal que termina en marzo, inferior al rango de entre el 7 al 7.5% estimado por varias autoridades oficiales.

Esta tasa marcaría un fuerte descenso respecto de la tasa de crecimiento del 8.4% alcanzada el año anterior y un cambio en la fortuna de un país que hasta hace poco aspiraba a crecer a tasas de dos dígitos.

La economía india se ha desacelerado por la crisis en la zona euro y una política monetaria restrictiva, además de un enfriamiento de las inversiones ante una parálisis política en el país.

Y hay pocas esperanzas de una rápida recuperación. Si bien se espera que el banco central comience a bajar su tasa de interés después de que una campaña de 18 meses de fuertes alzas llegó a su fin en octubre, el crecimiento todavía luce débil y el escenario global permanece incierto.

La inflación también sigue elevada, complicando los intentos del banco central para impulsar el crecimiento económico.

"No esperamos un cambio repentino en el crecimiento económico. El crecimiento global sigue débil, las cosas en el frente doméstico tampoco han mejorado", dijo Indranil Pan, economista de Kotak Mahindra Bank, que espera que la economía crezca un 6.7% este año fiscal y un 6.6% el siguiente.

RDS