Luego de que en 2020 la economía colombiana registrara su caída más pronunciada desde que se tienen series de crecimiento; y de que en 2021 se evidenciara un repunte que dejaría el PIB anual cercano a los dos dígitos, para el próximo año se espera un crecimiento que se acerque a los niveles del producto de largo plazo, con proyecciones del PIB que llegan a 6 por ciento.

Una de las estimaciones más altas es la de Barclays Capital, que prevé que la cifra será de 6.3 por ciento. Le siguen Torino Capital, con una estimación de 5.50% y Corficolombiana, con 5 por ciento.

No obstante, la mayoría de las proyecciones están entre 4% y 5%, donde resaltan las cifras que prevén el Banco de la República (4.7%), Fedesarrollo (4.6%), Goldman Sachs (4.5%), Scotiabank Colpatria (4.4%), BBVA Research (4%) y JP Morgan (4 por ciento). Mientras que entre las estimaciones más bajas están las de Davivienda (3.4%), Bancolombia (3.6%) y Credicorp Capital (3.7 por ciento). Como sucedió en 2021, se espera que el comercio continúe siendo un impulsor de la economía, aunque se moderaría su aporte al PIB. También se prevé que haya una mayor participación de aquellos sectores que estuvieron rezagados en 2020 y en la recuperación de 2021.

“El sector de la construcción, si bien está rezagado todavía, crece relativamente bien este año, por cuenta de un efecto estadístico. Para el próximo año creemos que los ritmos de actividad van a ser mejores”, indicó Camilo Pérez, jefe de investigaciones económicas del Banco de Bogotá. Por el lado de la demanda, se espera que se empiece a moderar el consumo privado y que la inversión empiece a retornar a los niveles prepandemia.