La expectativa de un mayor crecimiento de la economía de Colombia frente a los vecinos, la idea de que el país se verá menos afectado por la crisis mundial, el buen manejo fiscal y la reducción del déficit, hacen que su deuda sea la segunda más atractiva de la región, medida por el costo de asegurarse ante un posible default.

El pago que deben hacer los inversionistas para evitar dolores de cabeza, como los que da Grecia a sus deudores, en Colombia es inferior al de los países con mejor calificación en la región, como México, Brasil y Perú, y solo Chile resulta más barato. Mientras más bajo sea el costo que un inversionista paga por este seguro, más rentabilidad recibe al comprar los papeles.

Standard & Poor`s y Fitch tienen a México un escalón por encima de Colombia, mientras que Moody´s lo tiene dos por encima. Medido en papeles de deuda, con vencimiento a cinco años, la prima que se debe pagar por los bonos colombianos equivale a 1.2 dólares por cada 100 dólares de deuda adquirida; mientras que el costo de la mexicana es de 1.3 dólares.

A Brasil las tres calificadoras la tienen un escalón por encima de Colombia; sin embargo, el costo de asegurar esa deuda soberana también es superior a la nacional, al alcanzar 1.3 dólares por cada 100; y en el caso de Perú, el valor de la prima llega a 1.4 dólares.

A parte de demostrar el buen momento por el que atraviesa la economía nacional, los analistas no dudan que esto sea un buen augurio para une mejora en la calificación de la deuda soberana por parte de las agencias.

Algo similar sucedió cuando Standard & Poor`s le devolvió el grado de inversión a Colombia el 16 de marzo de 2011.

Desde antes de esa fecha, el mercado daba por descontada una mejora en la nota y la deuda empezaba a ser más atractiva que la de otros países de la región, medida por el costo de su prima o aseguramiento, conocido como credit default swap (CDS).

Para los expertos, el aumento en la calificación de la deuda colombiana se daría antes de terminar el año, pues consideran que las condiciones están dadas para ello. Entre ellas mencionan un marco regulatorio adecuado para las inversiones en el país, que no genera mayores riesgos; un buen manejo fiscal, en el que se espera una disminución del déficit; el aumento de la productividad; la buena labor en política monetaria, y la solidez del sector financiero, que se refleja en la salud de su cartera.

Las expectativas sobre una mejora en la calificación de Colombia, que a diferencia de los países de la Eurozona atraviesa por un buen momento económico, aumentan dado que el CDS de la deuda se ha mantenido por debajo al de los países con mejor nota desde el inicio de 2012. El consenso de los analistas es que este año Colombia se debe poner a la par de sus vecinos en el tema de las calificaciones de deuda.

Hace menos de un año tuvimos un escenario similar, cuando Colombia completó sus tres grados de inversión , comentó Jorge Bello, analista de renta variable de la comisionista de bolsa Acciones y Valores.

Según Bello el panorama para la confianza de los inversionistas se mantiene con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, aunque es un modelo distinto al que permitió una mejora en la calificación en 2011.

Mientras que el anterior aumento tuvo que ver con que el modelo de seguridad del ex presidente Álvaro Uribe, el actual gobierno genera confianza, siendo más transparente en sus actuaciones , aseguró Bello. La mejora en la calificación de Colombia se debe dar en el mediano plazo , dijo el analista del mercado.

Pero, para algunos, las calificaciones no significan mucho en un momento en el que los países que cuentan con las mejores notas, están peor que muchos de los emergentes, que tienen calificaciones inferiores. Grecia bajó a grado especulativo hace varios meses y actualmente nadie compra su deuda, pues, entre otras cosas, debe pagar una prima de 30 dólares por cada 100.

Pero en otros ejemplos como el de Italia y España, naciones que cuentan con mejores notas que Colombia, sus primas que los inversionistas pagan son superiores. Un papel de deuda soberana en Italia tiene una prima de 3.9 por cada 100 dólares; España, una prima de 3.6 dólares; Irlanda la tiene de 5.6 y Portugal de 11 dólares.

Chile, la deuda más barata

La prima que se paga por los títulos de deuda soberana chilenos es la más barata de la región latinoamericana. Asegurar su deuda equivale a 0.9 dólares por cada 100 de deuda.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica