El presidente del Banco Central europeo (BCE), Jean Claude Trichet, descartó cualquier riesgo de una nueva recesión, e instó a que los gobiernos sean más rigurosos en sus políticas presupuestarias.

A nivel mundial, está claro que nos hallamos en fase de reactivación, confirmada particularmente en el mundo emergente, pero también en el mundo industrializado , afirmó tras una reunión económica celebrada ayer en Aix-en-Provence, en el sur de Francia.

No obstante, el crecimiento no está escrito en el mundo industrializado, eso depende de nosotros , añadió. Ello depende de la capacidad de los países industrializados en reforzar la confianza de los consumidores, las empresas y los inversionistas, explicó Trichet.

Resaltó que los gobiernos deben equilibrar el gasto público y la recaudación de impuestos.

Trichet explicó que las autoridades deben inspirar confianza en los hogares para que continúen consumiendo.

Crecimiento "casi cero"

Durante esta reunión, el economista estadounidense Nouriel Roubini estimó que el crecimiento de la zona euro en el 2010 podría ser más cerca de cero , tras un segundo trimestre de volatilidad.

El bloque de la moneda no se enfrenta a una recesión de doble inmersión pese al deterioro de la confianza de los mercados financieros sobre el crecimiento económico en una época de austeridad.