La recesión en Europa, el crecimiento apenas perceptible en Estados Unidos y la fuerte caída en la industria China dibujan un escenario de menor crecimiento para el corto plazo, que alcanza ya a las economías emergentes y cuyos efectos se extienden también a la economía mexicana.

La noticia del repunte en la tasa de desempleo en Estados Unidos a 8.2% en mayo pasado y la baja en el ritmo de crecimiento de su Producto Interno Bruto en el primer trimestre del 2012 a 1.9%, tras un crecimiento de 3.0% en el trimestre previo, confirman la paulatina pero sostenida desaceleración en la locomotora económica mundial.

La caída sostenida por ya dos años consecutivos en las importaciones totales de Estados Unidos refleja, por otra parte, la menor demanda de empresas y familias en la mayor economía de consumo del planeta.

MENOS PEDIDOS

La desaceleración empieza también a retroalimentarse, muchas empresas en Estados Unidos comienzan a reportar pérdidas por la falta de pedidos en el viejo continente, y es que el gasto en el consumo privado registra reducciones todavía más severas a los niveles ya de por sí castigados.

De acuerdo con Eurostat, la agencia europea de estadísticas, el gasto en el consumo privado en la región en el cuarto trimestre del 2011 registró un retroceso de 0.2% respecto del trimestre previo.

La otra mala noticia viene del lejano oriente, la desaceleración del taller del planeta registró por primera vez en varios años una contracción de 0.8% en marzo del 2012, respecto del trimestre anterior. En este resultado convergen los menores pedidos de Estados Unidos y la zona euro.

México, en la órbita de la economía global, acusa también los efectos de la desaceleración económica, los especialistas en economía del sector privado consultados por el Banco de México anticipan un crecimiento de 3.7%, muy similar a 3.4% del 2011. En este contexto de desaceleración, el sector industrial podría ser uno de los más afectados. Un ejemplo de esto lo brinda Brasil y Rusia; en el primero, el PIB registra ya nueve trimestres consecutivos a la baja y Rusia muestra un estancamiento en la zona negativa, en marzo registró una baja de 3.1% en su producción industrial.

Así, los países desarrollados se encuentran sumidos en la peor crisis que hayan experimentado, la caída ha implicado un retroceso en los niveles de bienestar de la gente como no se había visto en muchas décadas, los efectos de los desajustes ya se tienen a la vista en las economías emergentes.

DEMANDA DE EU, CHINA Y EUROZONA PRENDEN LUCES ÁMBAR

La demanda mundial que generan economías como la de Estados Unidos, las de la eurozona y la de China, comenzó a moderarse desde mayo.

El impacto de esta desaceleración es de tal magnitud para la actividad productiva global, que ya motivó un cambio en los pronósticos de crecimiento para Estados Unidos, la euro zona, la propia China y el mundo, según JP Morgan.

El mensaje de este deterioro en la actividad productiva sólo de Estados Unidos ha sido emitido, de acuerdo con Bruce Kasman, analista en JP Morgan, por el índice de la actividad fabril del Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM por su sigla en inglés), que bajó a 53.5 en mayo desde el 54.8 de abril.

Debido al débil crecimiento del empleo estadounidense que en mayo arrojó la creación de 69,000 empleos (el menor número en 12 meses) y el gasto de los consumidores que en Estados Unidos representa cerca de 70% de la actividad económica y subió 2.7% en el primer trimestre, por debajo de 2.9% que esperaba el mercado, el nuevo pronóstico de crecimiento que tiene JP Morgan para Estados Unidos es de 2.2%, en vez de 2.4% que esperaba el año pasado.

RETROCEDE PIB MANUFACTURERO

MAQUINARIA CHINA SE MODERA; ?SE INCREMENTAN LOS INVENTARIOS

El Índice de Gerentes de Compras de China, que es el indicador de las actividades del sector manufacturero, registró en mayo una caída de 50.4%, que significó la primera caída tras cinco meses de crecimiento.

Este dato, según la Federación de Logística y Adquisición de China, es un signo de cierta desaceleración .

De acuerdo con un análisis de la consultoría IHS Global Insight, el dato se suma al retroceso del PMI manufacturero de HSBC para China, que retrocedió 48.4% desde 49.3% de abril, y que completa el séptimo mes por debajo de los 50 puntos.

Los nuevos pedidos se están retrasando o bien, desaparecen y los inventarios están incrementándose , se lee en el análisis de esta semana.

Por el lado del consumo interno, la economía china no arroja mayores esperanzas. En mayo, se observó una desaceleración en el crecimiento de las ventas minoristas en China a 14.1%, el nivel más bajo en 14 meses y por debajo de las expectativas del mercado.

El tamaño del deterioro en la maquinaria productiva de China es tal que JP Morgan revisó a la baja desde 8% hasta 7.7% su pronóstico de crecimiento para el gigante asiático.

SE PROLONGA VOLATILIDAD

EUROZONA, DESCONFIANZA ?Y RECESIÓN

La situación para la eurozona es de un deterioro mayor al que esperaban los analistas.

El vicepresidente de la Junta de Administración de CFA Institute, Alan Meder, precisó que la prolongación de la volatilidad del mercado podría desembocar con facilidad en una baja disponibilidad de recursos para los bancos europeos, que a su vez afectaría la oferta crediticia promotora del crecimiento.

La volatilidad ha sido la constante para la eurozona desde mayo pasado. Los datos duros que han incidido en la corrección a la baja en el pronóstico de crecimiento para la eurozona son la contracción de los sectores manufactureros de Francia, Alemania, Italia y España, y el PMI de Reino Unido, que registró su segunda peor caída en 20 años.

Estas evidencias motivaron la corrección a la baja en la expectativa del PIB de la eurozona, según JP Morgan, de -0.2 a -0.3 por ciento.

Desaceleración económica

Haz clic en la imagen para ampliarla