Ante la resistencia de la pandemia del Covid-19 y la debilidad previa de la economía, el PIB de México se contraerá 9% en 2020, anticipa la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). 

El pronóstico es de una caída más aguda que la estimada el 21 de abril, que estaba en 6.5% y más lejos aún de la contracción de 3% que previó a fines de marzo.

En el 5º informe especial Covid-19 que presentó la Secretaria Ejecutiva de la Comisión, Alicia Bárcena, desde la sede de la Cepal, en Chile,  destacó que Ecuador acompaña a México con una contracción de 9% y quedan con la quinta caída más aguda de la región, debajo del líder Venezuela, a quien pronostican un desplome de 26% este año.

Luego, los economistas de la Comisión estiman que quedará Perú, con un PIB hundido en una contracción de 13%; Argentina, a quien anticipan un desplome de 10.5%; y Brasil, con un derrumbe de 9.2 % en su Producto Interno Bruto.

La funcionaria destacó que este deterioro del panorama económico motivará una destrucción del empleo “como no se ha visto en años, una ampliación de la desigualdad y un incremento de la pobreza”.

Bárcena explicó que el deterioro del panorama es generalizado en el mundo y en particular para el caso de América Latina y el Caribe.

Para evidenciarlo, comentó que Brasil registrará un desplome de 9.2% en su PIB, y por tratarse de las economías más grandes de la región, la Comisión estima que contribuirán de forma importante en el arrastre de la región, hacia una caída de 9.1 por ciento.

Un deterioro regional que “sí podría conducir a una segunda década perdida”, alertó.

PIB América Latina

Pobreza arriba, PIB per cápita abajo

Según las nuevas estimaciones de la Cepal, consecuencia de esta crisis más profunda, aumentará la desocupación regional en 5.4 puntos porcentuales respecto del 2019, lo que ubicará la tasa de desempleo en 13.4 porciento.

Prevén que con este panorama de un mayor deterioro económico, la pobreza aumentará sólo en América Latina y el Caribe de 186 millones a 231 millones de personas.

Muchos de ellos, bajarán de los estratos medios, donde se encuentran actualmente los dueños de pequeñas y medianas empresas, alertó.

Y estimó que la pobreza extrema pasará de 68 a 96 millones de personas. Esto significa que habrá un retroceso de 15 años, resultado del impacto de la crisis.

La funcionaria destacó que el tamaño del choque económico, que está dándose en el lado de la oferta y la demanda, ampliará las brechas de desigualdad en la distribución del ingreso en todos los países. Y ubica a México como el que tendrá una de las cuatro ampliaciones de la inequidad mas importantes en la región, solo debajo de la que se está abriendo en Perú, Ecuador y Argentina.

Estimó que el PIB per cápita de la región de 2020 será igual al que tuvimos en el año 2010, lo que evidencia una década perdida.

Remesas abajo

Al presentar la actualización del Informe especial el Covid-19, la funcionaria reconoció que la caída esperada del flujo de remesas a la región podría ser de 20% como estima el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que es superior al estimado de abril, que tenía entre 10 y 15% anual.

Y aún reconociendo la resistencia que han mostrado estos flujos hacia México, resaltó que podría tratarse de ahorros de los mexicanos que trabajan en el exterior y que están enviando desde ahora a sus hogares.

La Secretaria Ejecutiva de la Comisión, destacó que la disminución de las remesas afectará más a los países más pobres de la región, como son Haití, El Salvador, Honduras, Jamaica, Guatemala, Guyana y Nicaragua.

México debería apoyar a estratos medios y pymes

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) hizo un nuevo llamado a México para que amplíe el apoyo de emergencia hacia los estratos medios de la población y las pequeñas y medianas empresas para que puedan sortear el choque económico que está presentándose, consecuencia de la pandemia por el Covid-19.

La secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, explicó desde la sede de la comisión, que a consecuencia de la crisis económica la pobreza en México se incrementará y que muchas de las personas que caerán en esta situación, serán de la clase media, donde se encuentran las familias de los empleados de pequeñas y medianas empresas y los dueños de las mismas que no podrán mantener en operación sus negocios.

Tras advertir que la Cepal es una institución seria, cuyos análisis y estimaciones no suelen ser del gusto de los gobiernos, dijo que sería relevante aplicar en México un ingreso básico universal de emergencia.

Estimó que si se llega a aplicar por seis meses este apoyo a las familias “incluso de estratos medios”, el costo para las arcas públicas sería de 2.2 puntos del PIB.

De acuerdo con las proyecciones de la Cepal, México tendrá la cuarta proporción más alta de población en pobreza de la región, esto al proyectar una contracción de 9% en el PIB y el hecho de que México tiene el cuarto apoyo fiscal más bajo de los países de América Latina y el Caribe, estimado en 1.1 puntos del PIB.

Anticipa que la pobreza pasará de 41.9% de la población, que estaba en el 2019 a 49.5% del total. Los países que tendrán tasas superiores a la de México de población en pobreza son: Nicaragua (52.7%); Guatemala (51.6%); y Honduras (59 por ciento).

Para la región en general, la funcionaria propuso que se aplique un bono alimentario, que garantice recursos mínimos para las familias en situación de vulnerabilidad, pobres y de estratos medios. (Y. Morales)

[email protected]

kg