El Banco de México advirtió que la actividad económica de todas las regiones de México ya mostraba debilidad desde antes de la pandemia y al iniciar el confinaimiento se profundizó el choque.

Al presentar el Reporte de las Regiones al primer trimestre, el Director de Investigación Económica del banco central, Daniel Chiquiar reconoció que no se puede anticipar ni la profundidad ni la duración de este debilitamiento pues está vinculado al confinamiento de la población para limitar contagios, a la confianza de los consumidores para volver a salir una vez abiertas las actividades, y a la profundidad del daño en los diferentes sectores a los que se dedican las entidades federativas.

Es difícil saber en qué momento se va a dar la recuperación económica, qué va a pasar a nivel mundial y nacional y es probable que a los hogares les tome tiempo llegar a los niveles de confianza previos a la pandemia por la incertidumbre”, resaltó.

En conferencia vía web, comentó que el dato de creación de empleo en el mes de mayo en Estados Unidos no se puede tomar como una señal positiva para aquella economía y menos para el envío de remesas a México, pues “ahora mismo, persiste la incertidumbre sobre el levantamiento de las medidas en algunos estados de aquel país, donde sí se han presentado rebrotes”.

Turismo, primeros impactados

El economista del Banxico resaltó que es en el Sur del país, donde la pérdida de empleos fue más severa, esto porque “prácticamente hubo un freno al sector turístico”.

De hecho, al interior del informe, resaltan que entre marzo y abril se destruyeron 725,000 empleos. Y 155,000 de ellos, se perdieron en la región sur donde el Banxico identifica a Campeche, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán.

El reporte trimestral de las regiones, se formula a partir del análisis de las respuestas a la encuesta que aplica Banxico entre empresarios locales. En este reporte en particular, los directivos empresariales consultados refirieron que “en el Sur podría registrarse una recuperación más lenta que en el resto de las regiones dada su dependencia de ciertos sectores como el turismo que ha sido fuertemente afectado por la pandemia”.

De acuerdo con ellos, este sector tendrá una “recuperación gradual, pues es especialmente receptivo considerando que depende de cómo se hayan modificado las preferencias de los potenciales turistas”.

QRoo, Baja California y Guerrero, Propensos a desempleo

En el Índice Agregado de Vulnerabilidad Estatal del Empleo que desarrolló el Banxico para identificar la propensión de los individuos ocupados a pasar a la inactividad o desempleo. Ahí encontraron que los más propensos en marzo a perder el empleo, fueron los estados de Quintana Roo, Baja California, Guerrero y Nayarit, por su vocación turística y de servicios vinculados que fueron de los más afectados en un primer choque.

Mientras entidades como la Ciudad de México, Chiapas y Michoacán, resultarían de los menos propensos a perderlo, pues sus características y especialización de empleo podrían estar vinculadas a la población más calificada para trabajar a distancia, o no tienen tanta relacion con el trabajo en sectores como turismo y de restaurantes que tienen más trato personal con la gente.

Seguridad alimentaria, en riesgo

Al interior del Reporte, Banxico explica que la contingencia decretada por la pandemia de Covid-19 podría generar interrupciones en la operación de centrales de abasto.

Y toma el caso de la Central de Abasto de la Ciudad de México para explicar que la concentración de los las entidades que le surten de frutas y hortalizas, es un factor de riesgo para desabasto e inflación.

Detallan específicamente que los productos en riesgo de variaciones al alza en los precios son: aguacate, durazno, guayaba, limón, mango, manzana, melón, naranja, papaya, pera, piña, plátano y sandía.

Y entre las hortalizas ubica las calabacitas, cebolla, jitomate, lechuga, col, papa y otros tubérculos, nopales, pepino, tomate verde y zanahoria, como los más propensos a incrementos de precios.

[email protected]