Los precios al consumidor de Estados Unidos experimentaron en octubre su mayor alza en siete meses, lo que junto a menores temores de una recesión respalda las señales de que la Reserva Federal no aplicará más recortes en las tasas de interés en el corto plazo.

El reporte publicado por el Departamento del Trabajo mostró incrementos generalizados en los precios, liderados por los costos del cuidado de la salud que tuvieron su mayor avance en más de tres años, y los del ocio, que registraron su aumento más destacado desde principios de 1996.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) aumentó 0.4% en octubre, ya que los hogares pagaron más por productos de energía, salud, alimentos y otros artículos. Se trató del mayor avance del IPC desde marzo y se produjo después de una lectura sin cambios en septiembre.

En los 12 meses a octubre, el IPC registró una variación de 1.8% tras un alza de 1.7% en septiembre. Economistas encuestados por Reuters habían previsto que la inflación se acelerara en 0.3% el mes pasado.