Argentina fue el segundo país de la región que más horas de trabajo perdió a causa de la pandemia, un número que puede trasladarse a la caída del Producto Bruto Interno (PBI) nacional.

Con un 21% de pérdida, la Argentina se ubica por detrás de Perú, país que alcanzó un 27.5% para plantarse en la cima del podio: así lo indica la Fundación Libertad y Progreso en base a información proporcionada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

De esta forma, y tal como revela la economista del organismo, Natalia Motyl, "la Argentina perdió 4.0 puntos porcentuales más de horas laborales que en el promedio de la región latinoamericana y triplicó al del promedio de pérdidas de horas laborales a nivel mundial (8.8%)".

En el ranking que encabeza Perú y prosigue la Argentina se ubica en tercer lugar Colombia (20.9%), luego Bolivia (20.5%), Ecuador (17.6%), Costa Rica (17.5%), Chile (16.7%), Brasil (14.9%), México (12.5%), Paraguay (11.4%) y, finalmente, Uruguay (11.2 por ciento).

No obstante, ningún país de la región se encuentra por debajo del promedio mundial de pérdida de trabajo, el cual se posa en un 8.8 por ciento.

Así, Paraguay se contrajo un 1%, Brasil un 4.1%, Chile un 5.8%, Uruguay un 5.9% -aunque se posiciona como el país mejor parado de la región en cuanto a pérdida de horas de trabajo- Colombia cayó en un 6.8%, Bolivia y Ecuador en un 7.8%, la Argentina, nuevamente en la segunda peor posición, se desplomó en un 9.9% y Perú lo hizo en un 11.1 por ciento.